Nueve agentes del Servicio Penitenciario de Santa Fe que cumplían funciones en la cárcel de Piñero, de la que se fugaron dos presos ocultos en cajas trasladadas por carritos que utilizan las visitas, fueron detenidos y serán acusados por facilitar la evasión, informaron hoy fuentes judiciales.

El secretario de Asuntos Penitenciarios de Santa Fe, Walter Gálvez, confirmó a Télam que, además de los nueve penitenciarios, también será imputado aunque sin prisión preventiva el jefe de la Unidad Penitenciaria 11 (UP11) de la localidad de Piñero, Hernán Ocampo.

El funcionario indicó que también se iniciaron sumarios administrativos no solo a estos 10 penitenciarios, sino también a otros 5 que se hallaban en el penal en el momento de la fuga, “para deslindar responsabilidades” sobre lo ocurrido la tarde del lunes pasado.

Los agentes cumplían distintas funciones al momento de la fuga de los presos Carlos D'Angelo y Hugo Peralta, y serán imputados por “incumplimiento de los deberes de funcionario público y favorecimiento de evasión”, ampliaron los voceros.

Según adelantaron a Télam fuentes del Ministerio Público Fiscal, la audiencia se realizará mañana a las 10 y el fiscal a cargo de la investigación, Franco Carbone, también imputará por el delito de "favorecimiento doloso de evasión" a la mujer detenida el lunes, Johana Ayelén Cabrera (32), pareja de D'Angelo.

De acuerdo a la investigación, la mujer es quien visitó el lunes pasado alrededor de las 17 en la UP11 de Piñero a su pareja D'Angelo y sería quien -a bordo de un carrito de utilería- lo sacó por la puerta con la presunta complicidad de personal penitenciario.

La secuencia quedó grabada en las cámaras de videovigilancia de la propia unidad penal, que muestran cómo los reclusos escaparon en un auto con dos mujeres.

En tanto, continuaban hoy los operativos para dar con otra mujer que habría visitado y facilitado la fuga del segundo evadido, Peralta, además de la búsqueda de los dos reos prófugos.

Los dos presos que hasta hoy no fueron recapturados escaparon de la cárcel santafesina de Piñero ocultos en cajas que se trasladan a bordo de unos carritos que utilizan en las visitas para llevar sus pertenencias.

Uno de esos carritos fue secuestrado en un allanamiento realizado en la vivienda de la mujer de D'Angelo el lunes por la noche cuando fue detenida, en la zona sur de esta ciudad santafesina.

D'Angelo cumple una condena de 23 años por haber asesinado en 2014 a un comerciante en la localidad de Granadero Baigorria, mientras que Peralta purga una por robo calificado.

Además, ambos enfrentan causas por otra evasión que protagonizaron en mayo de 2019 junto a otros siete presos, cuando escaparon de un minibús del Servicio Penitenciario (SP), en momentos en que los trasladaban por el kilómetro 3 de la autopista Rosario-Santa Fe.

El secretario de Asuntos Penitenciarios provincial, Gálvez, dijo hoy que mantuvo encuentros con familiares de Esteban Giménez, el comerciante asesinado por D’Angelo, para acompañarlos en este momento.

También informó que Ministerio de Seguridad de Santa Fe dispuso “una custodia las 24 horas tanto en la vivienda de los padres como de la hermana de Giménez”, quien ayer se encadenó a la sede Rosario de la Gobernación a modo de protesta por la fuga del asesino de su hermano.

Gálvez también explicó que el director de la cárcel en la que se produjo la fuga el lunes, Ocampo, “fue trasladado allí hace tres o cuatro semanas”, por lo que consideró que “apenas se estaba acomodando”.

Hasta entonces había sido el director de la Unidad Penal 3, ubicada en la ciudad de Rosario.

El funcionario entiende que la acusación que enfrentará Ocampo “se da en función de que estaría involucrada toda la línea jerárquica” de las autoridades de la UP11 por debajo del director.

De todos modos, Gálvez aclaró que es la Fiscalía la que debe llevar adelante la investigación penal de acuerdo a la evidencia del caso. (Télam)