La justicia de la Ciudad procesó con prisión preventiva por el delito de portación de arma de guerra a un joven que fue detenido en Ciudad Oculta como uno de los acusados del crimen de Alan Bravo, asesinado de un balazo en el tórax por dos delincuentes que le quisieron robar su auto el 23 de enero pasado en La Matanza.

La medida del Juzgado del Fuero Penal, Contravencional y de Faltas (PCyF) 1 porteño, a cargo del juez Rodolfo Ariza Clerici, recayó sobre el imputado Daniel "Dani" Mareco, de 25 años, quien fue apresado el martes último con un arma de guerra pero sin permiso para portarla.

Según las fuentes, la decisión del magistrado coincidió con el requerimiento de la fiscal Celsa Ramírez, titular de la Fiscalía PCyF 35, quien acusó del sospechoso de "portación ilegal de arma de guerra".

La detención de "Dani" fue llevada a cabo por personal de la Policía de la Ciudad en Ciudad Oculta, en el barrio de Villa de Lugano, y al solicitar sus antecedentes la justicia porteño determinó que tenía un pedido de captura por el crimen de Bravo (20).

"Se consiguió la prisión preventiva y ahora el imputado será puesto a disponibilidad de la Justicia de La Matanza que investiga el crimen de Alan Bravo", aseguró la fiscal Ramírez.

La causa por el crimen del joven Bravo está a cargo del fiscal Gastón Duplaá, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) temática de Homicidios de La Matanza, quien ya tiene dos detenidos por el caso, caratulado como "homicidio en criminis causa".

Por el mismo crimen ya había sido detenido el viernes de la semana pasada en Mataderos otro acusado, Lautaro Rodríguez, quien iba a bordo de un auto robado horas antes.

El crimen de Bravo ocurrió el sábado 23 de enero cuando el joven se encontraba en la casa que alquilaba en las calles Pedro Goyena y Las Heras de la localidad de Lomas del Mirador, y fue sorprendido por dos delincuentes que intentaron robarle el auto, que había comprado recientemente.

En esas circunstancias, los asaltantes efectuaron un disparo de arma de fuego que impactó en la zona del tórax de la víctima, y luego se dieron a la fuga.

El informe preliminar de autopsia determinó que el disparo que mató a Bravo ingresó por el tórax con orificio de salida, señalaron las fuentes. (Télam)