Un búnker de drogas fue clausurado en el Barrio Zavaleta, de Barracas, y se convirtió en el centro de distribución de drogas número 33 en ser tapiado desde el año pasado en la Ciudad de Buenos Aires, informaron hoy fuentes policiales.

Se trata del tercer búnker clausurado en el barrio Zavaleta en lo últimos 45 días y está relacionado a un allanamiento realizado la semana pasada por la policía porteña en uno de los pasajes del barrio conocido como “El Fuerte”.

En esa ocasión, según las fuentes policiales, fueron detenidas una mujer de 45 años y otra de 38 y de nacionalidad peruana, a quienes les secuestraron cinco ladrillos de marihuana, 36 dosis de cocaína y 500 de pasta base, y pocas horas después fueron condenadas en un juicio abreviado a cuatro y tres años de prisión, respectivamente.

En el caso intervino la Unidad Fiscal Especializada en la Investigación de Delitos Vinculados con Estupefacientes, a cargo de la fiscal Cecilia Amil Martín, y el Juzgado en lo Penal, Contravencional y de Faltas 8, a cargo de Natalia Molina, quien ordenó los allanamientos.

“Es el tercer bunker que cerramos en Zavaleta, que significa sacar la droga de la calle para nuestros hijos y darle más seguridad a los vecinos para que puedan vivir con una mejor calidad de vida”, señaló Diego Santilli, vicejefe de Gobierno porteño a cargo del Ministerio de Justicia y Seguridad, quien presenció el procedimiento por el cual se tapió el búnker.

Según informaron fuentes del Ministerio de Justicia y Seguridad de la Ciudad, desde el año pasado, se desarticularon 33 bunkers de drogas: tres en el Barrio Zavaleta, 27 en el Barrio 31 y 31 Bis de Retiro; y tres en el Barrio Mugica, de Villa Lugano.

Por su parte, el secretario de Justicia y Seguridad de la Ciudad, Marcelo D’Alessandro consideró que la droga y el narcotráfico son “una pandemia silenciosa que destruye familias, se cobra vidas y corrompe la convivencia en el barrio”. (Télam)