La segunda semana del juicio a los ocho acusados de matar a golpes a Fernando Báez Sosa en la madrugada del 18 de enero de 2020 cerrará con las declaraciones testimoniales de dos bomberos voluntarios de Villa Gesell, quienes asistieron a la víctima tras el ataque sufrido frente al boliche "Le Brique", y de un joven oriundo de Zárate que denunció a uno de los rugbiers semanas antes del hecho por una presunta agresión.

Fuentes judiciales indicaron que esos serán los únicos testigos de la décima jornada de audiencias ante el Tribunal Oral en lo Criminal 1 de Dolores, ya que otros pautados inicialmente para el mismo día fueron desistidos tanto por los fiscales Juan Manuel Dávila y Gustavo García, como por los abogados de la familia de la víctima, Fernando Burlando y Fabián Améndola.

Tras la audiencia de ayer jueves, marcada por la sorpresiva declaración de Luciano Pertossi (21), el primer imputado que rompe el silencio desde el inicio del juicio, hoy viernes declararán solo esos tres testigos.

Dos de ellos, Verónica Onieva y Javier Timoteo, son miembros del cuerpo de Bomberos Voluntarios de Gesell, que asistieron a Báez Sosa minutos después de ser atacado frente al local bailable ubicado sobre Avenida 3.

Si bien ambos testimonios estaban previstos para la última semana del juicio, finalmente fueron reprogramados para las 9, en el primer piso de los tribunales.

Luego será el turno de Pablo Gastón Zapata, un joven de Zárate que semanas antes del crimen de Fernando había denunciado a uno de los imputados por una presunta agresión en esa localidad del norte bonaerense.

Está previsto que los padres de Fernando presencien las declaraciones en la sala de audiencias del primer piso de los tribunales, como ocurrió durante las jornadas anteriores.

Los ocho imputados -Máximo Thomsen (23), Enzo Comelli (22), Matías Benicelli (23), Blas Cinalli (21), Ayrton Viollaz (23), y Luciano, Ciro (22) y Lucas Pertossi (23)- también estarán presentes, al igual que desde la apertura del debate oral. (Télam)