Un hombre fue declarado culpable por un tribunal oral de Chubut y recibirá una condena de prisión perpetua, tras admitir que había asesinado en abril de 2019, en una vivienda de la ciudad de Puerto Madryn, a su hija de 6 años a golpes y con cortes en el cuello con el argumento de que la niña tenía un problema de salud mental, informaron hoy fuentes judiciales.

La resolución del Tribunal de Juicio Chubutense, a cargo de los jueces Horacio Daniel Yangüela, Patricia Reyes y Marcela Pérezs, recayó sobre Manuel Ávila (42), quien fue hallado culpable del delito de “homicidio agravado por el vínculo” en perjuicio de su hija Martina (6).

En el juicio intervinieron los fiscales Alex Williams y Daniel Báez, quienes llevaron adelante la acusación y aseguraron que “no hubo ningún atenuante”, y pidieron la pena única de prisión perpetua.

Según la fiscalía, al momento de ser hallada muerta en su casa de Puerto Madryn, “la menor tenía entre 23 y 24 lesiones por golpes, fractura de cráneo y un corte profundo en el cuello que le cortó la laringe y llegaba casi hasta la columna”.

“Al procesamiento de las pruebas, y luego de la confesión, no han quedado dudas, el veredicto debe ser de culpabilidad” dijo el fiscal Williams, y agregó “Martina Ávila perdió la vida a manos de la agresión de su padre”.

En tanto, la defensa del acusado, a cargo de el defensor público Diego Trad, sostuvo que fueron “circunstancias extraordinarias” de atenuación y que “la mató para evitar el sufrimiento de la niña”.

De esta forma, Trad buscaba que su defendido accediera a una pena entre 8 y 25 años, aunque sus argumentos fueron descartados por el tribunal, precisaron las fuentes.

El hecho ocurrió el 13 de abril de 2019 en la localidad de Puerto Madryn, cuando una niña de 6 años que tenía retraso mental fue asesinada a puñaladas, y por el crimen detuvieron a su padre, quien confesó haberlo cometido.

Según las fuentes, los efectivos de la seccional local recibieron "un llamado de vecinos" que alertaron sobre la presencia en esas calles "de un hombre en la vía pública gritando, con un cuchillo y ensangrentado".

"Cuando la policía llegó al lugar detuvo al hombre y concurrió a la vivienda donde fue encontrado el cuerpo de una menor ya fallecida", explicó el jefe policial.

Por su parte, Ávila presentaba una herida de arma blanca en el pecho que él mismo se produjo en un aparente intento de suicidio.

Según informaron las fuentes, el acusado declaró el viernes pasado ante los jueces en la jornada de alegatos, sin responder preguntas de la Fiscalía, y dijo: “Quería aclarar que todo eso vino a causa del momento que nos enteramos que tuvo retraso”; y agregó: “yo quise quitarme la vida, que nos vayamos los dos…Me quise quitar la vida, pero no tuve la suerte” confesó.

Ademas, Avila intentó justificar el crimen y dijo “todo lo iba acumulando, porque era un tipo cerrado; eso me jugó una mala pasada”.

El veredicto de los jueces del tribunal penal de Chubut se conocerá el jueves de la próxima semana y la única pena prevista para el delito por el cual fue declarado culpable Ávila, es la de "prisión perpetua".

(Télam)