Una pareja que llevaba más de 42 kilogramos de cocaína en el tanque de combustible de la camioneta en la que viajaba, en la localidad salteña de Cafayate, y dos jóvenes que transportaban casi 8 kilos de la misma droga en los paneles de las puertas del vehículo, en el sur salteño, fueron imputados con prisión preventiva por tráfico de estupefacientes por la justicia federal.

Fuentes del Ministerio Público federal informaron hoy que los tres hombres y la mujer quedaron imputados por el delito de transporte de estupefacientes, calificación requerida por el fiscal federal Ricardo Toranzos, en el marco de las audiencias de formalización de la investigación penal realizada ante el Juzgado Federal de Garantías 2 de Salta.

Los hechos que dieron origen a los casos se registraron entre el jueves y el viernes pasado, en las localidades salteñas de Cafayate y El Naranjo, según lo informado desde el Área de Casos Complejos de la Unidad Fiscal Salta, a cargo de Toranzos.

En las audiencias realizadas por ambos casos, ante la jueza federal subrogante Mariela Giménez, la fiscalía explicó los hechos y solicitó, además de las imputaciones penales, que se dicte la prisión preventiva para las cuatro personas acusadas.

El fiscal había fundado la prisión preventiva en función de la gravedad de los hechos registrados, el riesgo de fuga y el entorpecimiento procesal que los acusados podrían causar al quedar en libertad provisoria, ya que aún resta determinar la responsabilidad de otros implicados.

La jueza dictó la prisión preventiva de las cuatro personas imputadas y autorizó el plazo de investigación y la realización de los peritajes pendientes solicitados por la fiscalía.

Toranzos detalló que el jueves 13 de mayo, cuando personal del Escuadrón 45 de la Gendarmería Nacional llevaba adelante un control vehicular de rutina sobre la ruta nacional 68, a 8 kilómetros de la ciudad de Cafayate, en el sudoeste de la provincia, fue detenida una camioneta marca Mitsubishi, modelo L200 Triton, conducida por Douglas Mario Martínez Ciprian.

El hombre, de 27 años y oriundo de la provincia de Córdoba, llevaba como acompañante a Maité Flores Chavarría, domiciliada en San Luis, e informó que viajaban hacia la localidad de La Toma, en San Luis.

Al revisar el vehículo, el personal de Gendarmería percibió un fuerte olor a combustible, lo que le generó sospechas.

Ante esto, los uniformados detectaron que el tanque de combustibles estaba cargado al 20 por ciento de su capacidad y su interior estaba dividido para alojar los 40 paquetes rectangulares con más de 42,770 kilogramos de cocaína.

Al otro día, sobre la ruta nacional 34, a la altura del puesto fijo El Naranjo, en Rosario de la Frontera, personal de la misma fuerza detuvo una camioneta Volkswagen Amarok, conducida por Pablo Flores, quien llevaba como acompañante a su primo, Roberto Flores, ambos de 28 años y domiciliados en un barrio de la zona sur de la capital de Salta, desde donde habían iniciada el trayecto.

Durante el control, los gendarmes percibieron un fuerte olor a pegamento y grasa que emanaba del vehículo, lo que los motivó a profundizar la requisa, que concluyó con el hallazgo de varios paquetes rectangulares con 7,800 kilos de cocaína ocultos en los paneles de las puertas traseras, de ambos lados. (Télam)