Los investigadores de la muerte de un ciclista de 44 años que fue hallado con quemaduras en el 90 por ciento de su cuerpo junto a una ruta provincial en proximidades de la ciudad de Salta manejan como una hipótesis la posibilidad de que la víctima haya sido rociada con un combustible y prendida fuego por una persona que, luego, huyó sin robar nada.

La fiscal penal de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas, Verónica Simesen de Bielke, aseguró que, además de esa hipótesis, se manejan otros móviles, por lo que se aguarda el resultado de la autopsia para determinar si el cuerpo presenta algún tipo de lesión que haya podido ser cometida por el supuesto agresor.

"Se encontró un cuerpo en inmediaciones del kilómetro 14 de la ruta provincial 28. Era una persona que presentaba quemaduras en su cuerpo y que fue trasladada en código rojo al hospital San Bernardo, donde falleció”, dijo la fiscal en una conferencia de prensa.

El cadáver del ciclista, identificado como Ramiro Esteban Sagasta (44), se encuentra en el servicio de tanatología forense del Cuerpo de Investigaciones Fiscales (CIF) para ser sometido a la operación de autopsia.

Simesen de Bielke confirmó que el hombre fue víctima de "una muerte violenta" pero que "no puede descartar ninguna hipótesis".

Según lograron establecer los investigadores, Sagasta había salido a andar en bicicleta por la ruta provincial 28, y por motivos que se desconocen su cuerpo fue hallado junto a la banquina con quemaduras en el 90 por ciento.

Click to enlarge
A fallback.

“Junto al cuerpo se hallaron una bicicleta, el casco y un barbijo que, según la esposa, le pertenecen a la víctima y que están resguardados para ser sometidos a las pericias biológicas correspondientes”, señaló la fiscal, con lo que quedó casi descartada la hipótesis del robo.

Por otra parte, los investigadores analizarán prendas de vestir que pertenecen a la víctima y fueron halladas intactas para establecer qué tipo de combustible se utilizó en el hecho.

“También tenemos para análisis el teléfono celular, que quedó en el domicilio, y algunos otros elementos importantes para la investigación”, indicó Simesen de Bielke, quien aclaró que no existieron testigos presenciales.

La fiscal reveló que Sagasta estuvo siempre consciente, hasta el momento de su muerte, y destacó que se está “llevando adelante diversas medidas como el relevamiento de cámaras”.

Además, la fiscal tiene prácticamente descartada la hipótesis del accidente, ya que la bicicleta quedó intacta junto al cuerpo.

Hoy, Simesen de Bielke mantuvo una reunión con la esposa del fallecido, en la que la puso al tanto de la situación y de las distintas medidas solicitadas en torno a la investigación” y se le ofreció contención y asesoramiento por parte del Equipo Interdisciplinario de la Unidad de Graves Atentados. (Télam)