Los investigadores del presunto doble parricidio de Vicente López secuestraron un buzo con capucha azul que, según están convencidos, es el que vestía el imputado Martín Santiago Del Río cuando, de acuerdo a la fiscalía, quedó filmado llegando y saliendo de la casa donde hace dos semanas presuntamente asesinó a sus padres, informaron hoy fuentes judiciales y policiales.

Se trata de un buzo tipo campera, con cierre al medio, capucha y de la marca “Rever Pass”, que fue secuestrado anoche en el mismo allanamiento a un departamento que alquilaba el imputado en el barrio porteño de Belgrano, donde también se secuestró una pistola Glock del mismo calibre 9 milímetros que el empleado en el doble asesinato y credenciales de otra arma 9 milímetros, pero marca Bersa, que aún no fue encontrada.

“Es el mismo buzo con el que lo tenemos filmado caminando más de 30 cuadras ida y vuelta desde Núñez a Vicente López el día del hecho. Siempre con la capucha de ese buzo azul colocada y tapándose además con barbijo y con una gorra con visera que tenía por debajo de la capucha de ese buzo”, dijo a Télam uno de los investigadores.

El sitio allanado es un departamento del piso 13 de la Torre 1 del exclusivo edificio Forum Alcorta, ubicado en la calle Ramsay 2055, en la zona del bajo Belgrano, por donde los investigadores están convencidos que Del Río hijo pasó luego de cometer el supuesto doble parricidio.

Voceros policiales indicaron que con la colaboración de la Policía de la Ciudad, la fiscalía logró ubicar con videos y por la geolocalización de su celular a Martín Del Río en ese departamento la noche del miércoles 24 de agosto.

Se trata de un departamento que el propio imputado ya había mencionado en su última declaración testimonial antes de ser detenido, que había alquilado temporariamente para que se mudaran sus padres mientras esperaban comprar y mudarse al edificio Chateau Libertador. de Núñez, aunque como a ellos no les gustó, lo usaba eventualmente una hija suya, según explicó.

Sin embargo, los fiscales creen que era el propio Del Río hijo quien lo solía frecuentar.

En el procedimiento de anoche, que se realizó mientras los tres fiscales indagaban a Del Río en la Fiscalía General de San Isidro, los efectivos secuestraron una pistola semiautomática Glock modelo G19, calibre 9 milímetros, que estaba en una caja y todo dentro de una bolsa.

Según las fuentes, el arma no tenía municiones en la recámara y en la caja había una pistolera interna marrón, una tarjeta de tenencia de esa pistola semiautomática a nombre del acusado y otra tarjeta de tenencia de pistola semiautomática pero de la marca Bersa, que no pudo ser localizada.

“La Glock quedó secuestrada para su correspondiente peritaje. Con el cotejo balístico sabremos si esa pistola u otra es el arma homicida. Nos llama la atención la Bersa faltante, pero tampoco descartamos que haya empleado la propia 9 milímetros que su padre aparentemente también tenía en su casa y que desapareció también junto a un revólver .22 que la víctima tenía en el auto”, explicó una fuente judicial.

Además, se secuestró en el departamento de Belgrano una credencial de usuario a nombre del sospechoso y una tarjeta de portación de armas también a su nombre.

Dentro de un placar, los efectivos hallaron un celular Samsung Galaxy S8, sin tarjeta SIM e IMEI no visible, que también fue incautado para su debido análisis, al igual que una notebook y un router.

En tanto, voceros judiciales informaron a Télam que Del Río hijo declaró entre ayer a la tarde y hoy a la madrugada unas ocho horas delante de los fiscales Martín Gómez, Alejandro Musso y Marcela Semería, en la sede de la Fiscalía General de San Isidro, donde previamente tuvo una reunión de dos horas para prepararse con su defensora oficial, Liliana Cucurullo.

Las fuentes indicaron que De Río se declaró inocente al negar el hecho, intentó justificar “con inconsistencias” lo que hizo durante todo el día en el fueron asesinados sus padres e, incluso, volvió a insistir con incriminar a la empleada de sus padres, María Ninfa “Nina” Aquino, quien estuvo casi 13 días presa como presunta “entregadora”, pero el miércoles fue liberada por falta de prueba.

Los fiscales le imputaron a Del Río hijo el "doble homicidio cuádruplemente calificado por el vínculo, la alevosía, por criminis causa (matar para lograr la impunidad) y por el uso de arma de fuego", delito que prevé como única pena la prisión perpetua.

Para el equipo de fiscales, el menor de los hijos de Del Río fue quien el pasado 24 de agosto por la tarde ejecutó a su padres en la casona de la calle Melo al 1100 de Vicente López con una pistola calibre 9 milímetros desde el asiento trasero del auto donde fueron hallados asesinados, dentro de la cochera; y creen que el móvil fue económico. (Télam)