El informe preliminar de la autopsia realizada al cuerpo de Martín Almirón (44), un mecánico que murió al quedar en medio de un tiroteo entre delincuentes y un policía en la localidad bonaerense de Rafael Castillo, determinó que la muerte se produjo por un balazo que le atravesó la cabeza, aunque todavía resta confirmar quién fue el autor del disparo.

En las últimas horas, el fiscal Federico Medone, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción de Homicidios de La Matanza, recibió el informe en el cual se establece que el disparo que le provocó la muerte a Almirón ingresó "en la parte frontal izquierda de la cabeza con salida en parietal occipital izquierda”.

El episodio sucedió cerca de las 20.30 del lunes frente a una vivienda ubicada en la calle Tres Cruces al 2400 de la mencionada localidad del partido de La Matanza, cuando un sargento de la PFA regresaba a su casa a bordo de una camioneta Volkswagen Amarok color gris y fue abordado por tres delincuentes con intenciones de robo al momento que ingresaba su vehículo al garaje de su casa.

Ante esa situación, Almirón, vecino del policía, observó la situación y le gritó "¡Guarda que están por robarte!".

Al darse cuenta de la situación, el efectivo, que estaba vestido de civil, se identificó como policía, desenfundó su arma reglamentaria y se tiroteó con los asaltantes.

A raíz de ese enfrentamiento, el mecánico de 44 años, que quedó en el medio de la línea de fuego entre tres delincuentes y su vecino, recibió un disparo en la frente que le produjo la muerte en el acto.

Según el informe preliminar de la autopsia, Almirón contaba con “un orificio de entrada en la parte frontal izquierda de la cabeza con salida en parietal occipital izquierda, sin signos de proximidad y trayectoria de adelante hacia atrás".

Por el momento, los investigadores sospechan que, por la trayectoria del disparo, los delincuentes fueron los autores del disparo que impactó en la cabeza del mecánico fallecido, y son intensamente buscados por las autoridades.

Una cámara de seguridad cercana al lugar del hecho registró el momento en el que los delincuentes escaparon del lugar a bordo de un auto Ford K color gris.

Los pesquisas continúan analizando las imágenes tomadas por esa cámara y los dichos de testigos con el fin identificar a los asaltantes.

El fiscal Federico Medone, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción de Homicidios de La Matanza, interviene en la causa y ordenó a la policía bonaerense una serie de diligencias en el lugar del hecho.

Las primeras pericias indicaron que en el lugar del hecho se recolectaron al menos 10 vainas servidas, provenientes de las armas de los asaltantes y del policía.

Un investigador con acceso a la causa confirmó que en el expediente está acreditado que los delincuentes también dispararon con un arma 9 milímetros.

Hasta el momento se desconoce si el efectivo federal hirió a alguno de los delincuentes, por lo que se dio aviso a los distintos hospitales de la zona.

El expediente de la causa quedó caratulado como "homicidio en ocasión de robo". (Télam)