La exhumación de los restos de la hija del presunto autor del triple homicidio de San Nicolás se llevará a cabo el próximo martes, informaron hoy fuentes judiciales.

Se trata del cuerpo de Ailen (10), hija de Pablo Damián Grottini (42), que será exhumado el próximo martes del cementerio de la mencionada localidad del norte de la provincia de Buenos Aires.

Fuentes judiciales indicaron a Télam que tras la exhumación se realizará la autopsia a los restos de la niña con el fin de establecer las causas de la muerte, ocurrida en julio de 2021.

La fiscal María Belén Baños, además, aguarda el resultado de los análisis complementarios a la autopsia de Teresita Di Martino (61) -madre del presunto autor del triple homicidio- que serán clave para confirmar, tal como sospecha, si el imputado le inyectó aire u alguna droga por el suero para provocarle un paro cardíaco.

En tanto, los investigadores continuarán tomando declaraciones testimoniales al personal médico que intervino en las atenciones de las víctimas y seguirán con el estudio de dispositivos electrónicos.

La representante del Ministerio Público tiene 15 días prorrogables por otros 15 para decidir si pide la prisión preventiva de Grottini por el "triple homicidio doblemente agravado por el vínculo y por alevosía" de su madre, de su hermano Gabriel (32), fallecido en 2019, y de su hija Ailen.

La fiscal también ordenará realizarle las pericias psiquiátricas y psicológicas con el objetivo de establecer si Grottini comprende la criminalidad de sus actos y, por ende, si es imputable.

Mientras tanto, el sospechoso continuará detenido en la comisaría de Ramallo y recién en el caso que sea procesado con prisión preventiva será enviado a una unidad penitenciaria.

Por otra parte, los médicos forenses que practicaron la autopsia extrajeron muestras de sangre y orina que servirán para los estudios toxicológicos mediante los cuales se buscará determinar si a Di Martini le suministraron antes o durante su internación alguna droga que haya podido provocarle el paro cardiorrespiratorio que causó su muerte.

Con estos análisis se podrá establecer si en su organismo había Diazepan, que es la droga sedante que había en las ampollas encontradas en el box 3 de la guardia del Hospital San Felipe, de San Nicolás, donde la víctima estuvo a solas con su hijo, que los médicos declararon no haberle suministrado a la paciente y que pudo haber sido inyectada por alguna de las dos vías de suero pinchadas detectadas por los profesionales del centro médico.

También se realizarán en La Plata estudios "histopatológicos" que son aquellos que estudian en forma microscópica los órganos y tejidos con el denominado "pool de vísceras" que los forenses extrajeron en la autopsia para su análisis.

En estos estudios los patólogos podrían detectar si la falla cardíaca estuvo motivada por aire inyectado desde la vía del suero a las venas, como también sospecha la fiscal que pudo haber pasado, a partir de las averiguaciones en Internet que el imputado hizo en sus dispositivos electrónicos sobre cómo provocar una muerte.

"La búsqueda versa sobre cómo dar muerte a una persona a partir de la introducción de algo en las venas. 'Qué pasa si inyecto aire en las venas', 'qué medicamento se puede tomar para causar la muerte', 'cuánto después de introducir aire se produce el infarto' y búsquedas similares", dijo, al respecto, la fiscal.

Baños aclaró que esas búsquedas no fueron "en su teléfono puntualmente donde se hallaron, sino en todos los dispositivos que estaban vinculados a su cuenta de Gmail que fue intervenida por orden judicial".

Además, envió a examinar un líquido que había en un vaso que estaba dentro de la heladera de la vivienda del acusado.

La mujer llegó descompuesta al hospital San Felipe de San Nicolás, trasladada por su hijo, quien trabaja como empleado de una empresa de servicios funerarios.

En ese momento, Di Martino refirió sentirse mareada y angustiada por la muerte de otro hijo y de su nieta, ocurrido tiempo atrás, pero tras realizarle los estudios correspondientes, los médicos constataron que estaba recuperada, por lo que planeaban darla de alta.

Sin embargo, mientras permanecía en el box 3 de ese centro asistencial al cuidado de su hijo, éste manifestó que el suero "perdía", ante lo cual la enfermera de turno constató que estaba pinchado, atravesada de lado a lado, y observó que el hombre tenía sus prendas de vestir mojadas.

Fuentes judiciales agregaron que el hombre llamó a los enfermeros una hora y media después y allí se constató la muerte de la paciente.

"Luego se determinó que el nuevo suero que había colocado la enfermera también se encontraba pinchado, esta vez con un solo orificio en la manguera y se halló en el mismo box donde se encontraba la paciente, una ampolla de diazepam abierta, la cual no había sido prescripta para ningún paciente ese día", informó un comunicado judicial.

Según las fuentes policiales y judiciales, luego surgió en base al testimonio de conocidos y vecinos que un hermano (un deportista y guardavidas de 32 años) y la propia hija de 10 años de Grottini (que padecía un retraso madurativo) habían fallecido en circunstancias similares. (Télam)