La Cámara de Casación en lo Criminal y Correccional confirmó hoy la condena a prisión perpetua que se le impuso a un joven por el homicidio de un empleado de una parrilla durante un intento de robo registrado en enero del 2015 en el barrio porteño de San Telmo, informaron fuentes judiciales.

De esta manera, la sala I de Casación dejó firme el fallo del Tribunal Oral en lo Criminal Federal 7 porteño, que en enero del 2018 condenó a Patricio Jon Paz Castaño (31) a la pena de prisión perpetua por el delito de "homicidio criminis causa" en perjuicio de Humberto Daniel Visgarra, quien trabajaba como valet parking de la reconocida parrilla "La Brigada", en Estados Unidos al 400, del mencionado barrio.

Casación también confirmó la pena que recibió en el mismo juicio Javier Aníbal Giménez, quien fue condenado a cuatro años y seis meses de prisión pero por "tentativa de robo calificado".

Otros dos involucrados en el hecho, Brian Alberto Gómez y Luis Lucero (empleado de la parrilla) también habían sido condenados, el último con pena de cumplimiento condicional, mientras que un quinto, Leandro Elías Campusano, falleció durante el juicio.

El hecho sucedió el 5 de enero de 2015, cuando cuatro delincuentes llegaron a las inmediaciones de la parrilla “La Brigada” para robarle al dueño del local, ya que contaban con el dato de que ese día iba a llevar el dinero de los sueldos para depositar, una suma cercana a los 500.000 pesos.

Según relató uno de los empleados en el juicio, un hombre ingresó al local con la excusa de querer dejar su currículum vitae, pero cuando le dijeron que esperara, avanzó, sacó un arma de fuego y les ordenó que se tiraran al suelo.

La situación fue observada por dos empleados que estaban afuera, entre ellos Vizgarra, que trabajaba como valet parking, por lo que comenzó un forcejeo entre los tres al que luego se sumaron dos integrantes más de la banda.

Los delincuentes empujaron a uno de los empleados hacia el interior de la parrilla, mientras que Vizgarra logró huir por la calle Estados Unidos hacia Bolívar para pedir auxilio.

Luego de llevar a todos hacia el fondo del comercio, fueron alertados por un ruido y cuando uno de los asaltantes gritó “la policía”, salieron corriendo del local.

En ese momento, mientras se disponía a huir, Paz Castaño se encontró con Vizgarra y le disparó.

Los jueces del TOC 7 porteño consideraron que el análisis de los intercambios telefónicos que tuvieron los acusados expuso el acuerdo y la planificación que había entre ellos para cometer el robo. (Télam)