Carlos Savanz, el hombre que el mes pasado retuvo a una niña de 7 años durante tres días tras llevársela desde el barrio porteño de Villa Lugano hasta el municipio bonaerense de Luján, permanecerá detenido luego de que la Justicia confirmó su procesamiento, informaron hoy fuentes judiciales.

La decisión fue adoptada por la sala 6 de la Cámara de Apelaciones en lo Criminal y Correccional, que confirmó además el embargo por 150 mil pesos sobre los bienes que pudiera tener el acusado y recomendó alojarlo en una dependencia del Servicio Penitenciario Federal (SPF).

De esta manera, la cámara validó lo realizado hasta el momento por la jueza Alejandra Alliaud, a cargo interinamente del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional 57, a pedido de la fiscal del caso Laura Belloqui, que le imputó a Savanz varios delitos, entre ellos el artículo 146 del Código Penal que es la "sustracción, retención u ocultamiento de una menor de edad".

Los camaristas Magdalena Laíño, Julio Marcelo Lucini y María Inés Di Pace consideraron en su escrito, al que tuvo acceso Télam, que la hipótesis relatada por la defensa del acusado respecto a que el hombre planeaba llevar a la niña al zoológico de Luján fue "pueril", y aseguraron que Savanz la mantuvo engañada, le decía que se encontraban perdidos y le daba respuestas "evasivas" cuando le pedía que la llevara con su mamá.

La causa se inició el lunes 15 de marzo pasado, cuando una tía de la niña, que vive en situación de calle con su madre en Villa Lugano, denunció que había sido llevada por un hombre, a quien conocía y que desde hacía unos días se había acercado a ella y ganado su confianza.

"Le solicitó a la madre llevar a la niña a 'cartonear' los contenedores y también a un lugar dedicado a la compraventa, aduciendo que allí retirarían una bicicleta. Consiguió así el permiso y ambos se retiraron del lugar en sendas bicicletas; sin embargo, pese al compromiso asumido con la madre, Savanz no llevó a la niña a ninguno de los lugares prometidos", dice el escrito.

A partir de allí se inició una investigación, que incluyó el análisis de decenas de cámaras de seguridad que captaron el trayecto que realizó la niña con su captor a bordo de una bicicleta, a partir de las 8.40 del lunes desde el barrio Cildañez hasta pocas horas después tomó un tren y llegó a Luján, donde pasó casi tres días.

Según la confirmación del procesamiento, el captor y la niña llegaron a Luján ese mismo 15 de marzo "alrededor de las 13:35, cuando Savanz egresó de la autopista y se dirigió a un lugar agreste donde la retuvo y la ocultó, haciéndole creer que se encontraban perdidos y que inminentemente irían en búsqueda de su madre".

Mientras tanto, los investigadores, tras evaluar la situación, resolvieron activar el "Alerta Sofía" (un sistema de comunicación de emergencia rápida para el reporte de desapariciones de menores de edad) y se conformó un "comité de crisis" integrado por la fiscal Belloqui, la cotitular de la Protex, el Ministerio de Seguridad de la Nación, de la Ciudad y de la Provincia de Buenos Aires.

Cerca de mil efectivos de tres fuerzas de seguridad con motos, camionetas, helicópteros y perros, centraron la búsqueda en la zona de Luján y General Rodríguez.

Finalmente, tras un llamado de una vecina al 911, efectivos del Comando de Patrullas de Luján lograron dar con Savanz cuando trasladaba a la niña en una caja colocada en la parte trasera de su bicicleta por las calles Las Heras y Gamboa, unas cinco cuadras de la Universidad de dicha ciudad de la provincia de Buenos Aires y a diez de la estación de trenes de esa localidad.

Inmediatamente el hombre fue detenido y la víctima fue puesta a resguardo en una dependencia policial hasta el arribo de su madre y de las autoridades judiciales y policiales intervinientes en la causa.

"Nada explica por quó decidió permanecer alejado de la madre de la niña y de los lugares a los que supuestamente concurría con su autorización, menos aún que ello implique pernoctar en una zona boscosa con el riesgo que ello implica", dijeron los camaristas.

Finalmente, el escrito señala que, si bien el acusado permanece alojado en una dependencia de la Policía Federal, se aconseja su traslado a una dependencia del Servicio Penitenciario Federal para que continúe con su prisión preventiva. (Télam)