Un hombre fue condenado a prisión perpetua por haber asesinado a una adolescente de 16 años en diciembre de 2019 en Salta, tras un juicio oral en el que además fue absuelto por el beneficio de la duda por la tentativa de femicidio de una mujer trans ocurrida un mes antes, informaron hoy fuentes judiciales.

La sentencia fue dictada por la sala II del Tribunal de Juicio de Salta, que condenó a Walter Alejandro Espinoza por el delito de "homicidio calificado por haber sido cometido mediando violencia de género", en perjuicio de Agustina Guedilla (16).

En el mismo fallo, Espinoza, quien había llegado detenido al debate oral, resultó absuelto del delito de tentativa de homicidio agravado por violencia de género, en perjuicio de una mujer trans que tenía 31 años al momento del hecho, por la aplicación del beneficio de la duda.

El tribunal colegiado, integrado por los jueces María Victoria Montoya Quiroga, Ángel Amadeo Longarte y Carolina Sanguedolce, ordenó que el condenado permanezca alojado en la cárcel penitenciaria de la capital salteña.

Además, los jueces ordenaron que se le realice al imputado un examen médico y la extracción de muestras genéticas para su inscripción en el banco de datos correspondiente.

Por otro lado, rechazaron el planteo de inconstitucionalidad de la prisión perpetua presentado por la defensa técnica del acusado, que estuvo a cargo de Jorge Eduardo Bonetto, de la Unidad de Defensa Pública 6.

Por el Ministerio Público intervino la fiscal Mónica Poma, de la Unidad de Femicidios, quien ayer solicitó, al pronunciar sus alegatos, la pena de prisión perpetua para el acusado.

En tanto, Luciano Romano y Laura Flores Mejía actuaron en representación de la querella.

Espinoza fue condenado por un hecho ocurrido el 5 de diciembre de 2019, cuando se encontró el cuerpo sin vida de Guedilla en la cancha “Los Vallistos”, del barrio Palermo II, ubicado en la zona oeste de la capital salteña.

Ese mismo día, se presentó en la dependencia policial del barrio la madre de la adolescente, para denunciar su desaparición, y reconoció las prendas que llevaba puestas, al tiempo que comentó que por sus otras hijas sabía que había intercambiado mensajes en la de red social Messenger con un hombre que le pedía una cita.

Hoy, el acusado sostuvo su inocencia en las últimas palabras pronunciadas antes de que el tribunal pase a deliberar.

Otro hecho por el que Espinoza fue absuelto ocurrió en noviembre de 2019, cuando una mujer trans denunció que el imputado la contactó por Facebook para solicitarle un servicio sexual.

Según se determinó en la investigación, ella accedió y lo citó en su departamento, en calle Almirante Brown, de la capital salteña, donde, luego de intimar, el acusado la tomó del cuello e intentó asfixiarla, por lo que gritó y procuró defenderse. (Télam)