La Cámara Federal de Casación Penal revirtió una sentencia de primera instancia y condenó por asociación ilícita a uno de los dos ciudadanos iraníes que en marzo de 2019 ingresaron al país con pasaportes israelíes denunciados como robados.

El fallo de la Sala II de dicha Cámara, al que accedió Télam, recayó sobre Samiei Sajjad Naserani, quien en un juicio oral había sido condenado a tres años de prisión en suspenso junto a su pareja, pero solo por usar documentación falsa.

Ahora, los camaristas resolvieron, por mayoría, que es culpable del delito de "asociación ilícita, en calidad de miembro", en concurso ideal con "falsificación de documento público" que a su vez concurre de modo real con "uso de documento público falso, agravado por estar destinado a acreditar la identidad de las personas".

A su vez, la Cámara remitió las actuaciones al Tribunal Oral Federal (TOF) 6 para que fije una nueva pena en función a esos delitos.

De esta manera, los camaristas hicieron lugar al recurso interpuesto por la fiscal Gabriela Baigún contra la sentencia de primera instancia.

En el juicio, Baigún había pedido penas de 7 años de prisión para Naserani, y 4 años y medio para su pareja, Manzoreh Sabzali.

Click to enlarge
A fallback.

"Los imputados ingresaron al país con pasaportes israelíes falsos y que ambos documentos fueron conseguidos gracias a la actividad desplegada por la asociación ilícita de la cual Naserani era miembro", sostuvo la fiscal en su recurso.

"Los atentados más trágicos que vivió nuestro país, es decir, los cometidos contra la Embajada de Israel y la sede de la AMIA, fueron perpetrados por sujetos que, justamente, ingresaron al país con identidades falsas. Esta es la prueba más cabal del peligro que trae aparejado el obrar del imputado en autos y de la asociación ilícita investigada respecto del bien jurídico tutelado", abundó.

Para la Cámara, corresponde hacer lugar al recurso de la fiscalía "en razón de arbitrariedad" y si bien el juez Alejandro Slokar entendió que debía anularse la sentencia de primera instancia y realizar un nuevo juicio con otro tribunal, los otros dos camaristas, Carlos Mahiques y Guillermo Yacobucci, coincidieron en condenar a Naserani.

En su momento, Sabzali y Naserani llegaron a juicio procesados con prisión preventiva por el uso de documentación falsa e integrar una asociación ilícita internacional compuesta por al menos seis personas, dedicada al tráfico ilegal de migrantes y a la falsificación de documentos públicos.

Y al finalizar el debate, el TOF 6 ordenó su liberación y también recomendó su expulsión a la Dirección Nacional de Migraciones, aunque este proceso no se llevó a cabo y ambos iraníes continúan en Argentina, donde solicitaron ser tratados como "refugiados".

Ambos acusados habían entrado al país el 12 de marzo de 2019 por el aeropuerto internacional de Ezeiza, con pasaportes israelíes que habían sido denunciados como robados y fueron apresados días después en el barrio porteño de Once.

En la investigación -que tuvo como juez federal a Luis Rodríguez y como fiscal a Jorge Di Lello- se descubrió que ambos imputados tenían contacto con una banda internacional dedicada a la "sustracción -ya sea por robo o hurto- de documentos de identificación personal, la que posteriormente era sometida a maniobras de adulteración", según surgía del expediente.

El grupo delictivo habría llevado a cabo movimientos u operaciones ilegales también en España, Portugal, Grecia, Gran Bretaña, Irán, entre otros, contando con la participación de sujetos identificados con apodos tales como Jalal Tyt Uk, Big Show y Jan Rambo", según consta en el expediente.

A su vez, en los teléfonos celulares secuestrados al detener a la pareja que ingresó a la Argentina, se hallaron fotografías de pasaportes, documentos de identidad y licencias de conducir de diversos sujetos y nacionalidades. (Télam)