La Justicia de Morón condenó a penas de casi seis años de prisión a una familia  cuyos integrantes ingresaron a la vivienda de otra, donde robaron artículos de lujo, los golpearon ferozmente y se fueron arrojando en su interior una bomba molotov.

Fue el 18 de mayo de 2019 a la madrugada cuando, producto de viejas reyertas familiares, un grupo de gente ingresó muñido de cuchillos y palos a la vivienda ubicada en Casacubierta 3799 en la localidad bonaerense de Castelar.

Los cinco acusados ingresaron a la vivienda, golpearon a quienes estaban adentro que era un matrimonio con dos hijos, y se fueron robando un juego de sillones, una mesa ratona, un equipo de música, una consola de videos, un televisor Smart y 6000 pesos. Incluso, cuando se dieron a la fuga arrojaron una bomba molotov en su interior causando graves daños a la vivienda y, por milagro, no causó muertes.

Por ello, el Tribunal Oral Criminal 4 de Morón condenó a los cinco acusados por robo agravado por uso de armas en concurso real con incendio calificado por el riesgo de muerte. La Justicia evaluó "las confesiones de los imputados en el debate" y hasta hubo "un pedido público de disculpas a las víctimas", como prueba fundamental para dictar condena.

También el Tribunal tuvo en cuenta "como agravantes la pluralidad de intervinientes y la nocturnidad".

"Debe coincidirse con la primera ya que objetivamente, la gran cantidad de atacantes complotados (7 u 8), lo que implicó un mayor poder ofensivo sobre las víctimas, a las que doblegaron rápidamente merced a su nítida superioridad numérica, permitiéndoles ello el ingreso a la vivienda para cometer el robo, reducirlas y luego perpetrar el incendio", concluyó la Justicia. SOF/KDV NA