Un joven fue condenado hoy a prisión perpetua tras ser declarado "culpable" por un jurado popular por el femicidio de su novia Ailén Decuzzi (20), asesinada en diciembre de 2018 en una casa de la localidad bonaerense de El Palomar, informaron hoy fuentes judiciales.

La pena del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 4 de Morón recayó sobre David Vela Balazar (27) por "homicidio doblemente agravado por el vínculo y por mediar violencia de género".

Los doce jurados habían declarado "culpable" al imputado y la fiscal Marina Rueda y su colega Alejandro Varela solicitaron en sus alegatos que sea condenado a prisión perpetua la única pena por ese delito.

El juez Pedro Rodríguez del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 4 de Morón pasó a un cuarto intermedio para hoy al mediodía con la confirmación de la sentencia.

Previo a la decisión del jurado popular, Vela Balazar dijo en sus "últimas palabras" estar "arrepentido" por el crimen y le pidió "perdón de corazón a su familia".

"Estoy arrepentido por lo que hice, no es necesario que me condenen porque yo ya estoy condenado. Lamento de verdad lo que hice, daría mi vida por cambiarlo pero no lo puedo hacer. Pido perdón a su familia de corazón por lo que hice, si sirve de consuelo también arruiné a mi familia y por eso sigo solo", expresó el imputado.

Durante el debate declararon la abuela y el padre de Ailén, la médica forense que realizó la autopsia, cuyo informe determinó que la muerte fue por "estrangulamiento", dos policías y una amiga de la víctima.

Además, un testigo dijo que escuchó a Vela Balazar haber dicho "me mandé una cagada, yo la maté", mientras que la primera perito psicóloga que lo examinó junto al psiquiatra oficial declararon que pudo comprender la criminalidad de sus actos y que podía distinguir lo bueno de lo malo.

El crimen fue descubierto la tarde del sábado 8 de diciembre de 2018, en una casa situada en la calle Paraíso al 600, a unas dos cuadras del Acceso Oeste, en jurisdicción del partido de Morón.

La familia de Ailén denunció que la chica había salido de su domicilio cerca de las 14 con dirección a la plaza de Ramos Mejía, en el vecino partido de La Matanza.

La abuela, llamada Alicia Escobar, se presentó en la comisaría 6ta. de Morón donde contó que cerca de las 17 su nieta apagó el teléfono celular y dejó de responder mensajes de WhatsApp.

Ante esa situación, personal policial del Grupo Táctico Operativo (GTO) inició una búsqueda por la zona de Ramos Mejía pero la joven no fue ubicada, tras lo cual, su abuela les dijo a los investigadores que podía estar en la casa de su novio Vela Balazar.

Según las fuentes, los efectivos de la comisaría 6ta. de Morón se dirigieron a ese domicilio, ubicado a tres cuadras de la casa de Ailén, y constataron que se trataba de un complejo de departamentos donde tocaron timbre pero nadie les respondió.

Minutos después llegó el propietario del lugar y entregó la llave de la habitación en la que el muchacho vivía.

Al entrar, los policías encontraron a Ailén muerta y tendida en la cama con golpes en el cuerpo, principalmente en su rostro.

Por su parte, Vela Balazar fue hallado junto al cuerpo de la víctima, también desnudo, en estado inconsciente y con unas medias anudadas en su cuello.

Luego de que los médicos constataron que se encontraba fuera de peligro, el joven quedó detenido en la seccional 6ta., a disposición de la fiscalía especializada en Violencia de Género.

En el Facebook de Vela Balazar figuraban publicaciones por lo menos desde abril de ese año en el que él y Ailén demostraban que estaban en pareja, aunque su familia no sabía nada de ello.

De acuerdo con allegados, la pareja se conoció a través de Internet ya que ambos tenían gustos en común respecto a la lectura de libros. (Télam)