Un joven fue condenado hoy a prisión perpetua luego de que un jurado popular lo declarara culpable por el femicidio de una mujer de 25 años, quien era pareja de su padre y fue hallada asesinada en un descampado del departamento mendocino de Guaymallén en 2019, informaron fuentes judiciales.

Se trata de Humberto Navia (22), quien llegó a esta instancia penal imputado del femicidio de María Gisela Villafañe (25) y comenzó a ser juzgado el lunes pasado en el Polo Judicial Penal de la ciudad de Mendoza.

Tras la decisión unánime de los jurados conocida esta tarde, el juez técnico Diego Lusverti, que condujo el debate, condenó al hombre a prisión perpetua y la pena coincidió con lo solicitado por los fiscales.

La Fiscalía de Homicidios, representada por el fiscal Gustavo Pirrello, solicitó un veredicto de culpabilidad para el acusado tras reconstruir con su relato los hechos durante su alegato y reproducir una serie de escuchas telefónicas que involucraron al imputado en el crimen.

"Nuestra responsabilidad es presentar un caso sólido y lo hemos cumplido. Estamos convencidos que cuando vean las instrucciones y la opción de veredicto no van a tener ninguna duda de que estamos frente a un femicida", señaló al cierre de sus alegatos el fiscal en jefe de homicidios, Fernando Guzzo.

En tanto, desde la defensa sostuvieron que no se trató de un femicidio sino que el asesinato fue porque la joven había sido testigo del crimen de una expareja de ella, Diego Quispe, asesinado en 2017.

El cuerpo de Villafañe, asesinada a golpes, fue encontrado el 8 de mayo de 2019 en un baldío ubicado en la localidad de Rodeo de la Cruz del departamento de Guaymallén, cercano a la capital provincial.

En un principio, el mismo día del hallazgo del cuerpo la Policía aprehendió a un hombre de 57 años identificado como Guillermo Navia que era pareja de la joven y padre del hoy condenado.

La familia de la víctima declaró que ejercía violencia de género sobre la mujer, por lo que se convirtió en el principal sospechoso del crimen.

Sin embargo, un tiempo después la causa dio un giro y las pruebas involucraron a su hijo Humberto como el autor del crimen.

La hipótesis apuntó a que el joven desaprobaba la relación que su padre mantenía con Villafañe porque consideraba que le sacaba dinero. (Télam)