Un joven de 27 años fue condenado hoy a prisión perpetua por el doble femicidio de su expareja y la hija de ella, de 7 años, a quienes asesinó y enterró en los fondos de una vivienda de la localidad bonaerense de Monte Chingolo, en abril de 2020, en pleno aislamiento por la pandemia de coronavirus, informaron fuentes judiciales.

El veredicto fue dictado por el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 2 de Lomas de Zamora y alcanzó a Abel Alejandro Romero Lugo (27), quien fue hallado culpable del “doble homicidio agravado por el vínculo y por alevosía” de Cristina Beatriz Iglesias (40) y de su hija, Ada Antonia Iglesias (7). (Télam)