Un hombre fue condenado a la pena de prisión perpetua en un juicio oral en Tucumán, acusado de haber asesinado a su pareja, Gabriela Tamara Salas (23), a quien le disparó un balazo en la cara cuando se hallaban en un hotel alojamiento de la capital provincia, informaron fuentes judiciales.

Se trata de Mario Rodríguez, quien fue condenado por la Cámara Conclusional Penal Sala 1 de Tucumán, que lo acusó del delito de "homicidio triplemente agravado por el uso de arma de fuego, por haber mantenido una relación de pareja y por ser cometido mediando violencia de género (femicidio), en perjuicio de Salas.

Según determinó la Justicia, Salas y Rodríguez eran vecinos desde niños, a los 19 años se pusieron de novios y luego tuvieron una hija que, al momento del femicidio, tenía cuatro años.

De acuerdo con la investigación, el 19 de julio de 2019 la pareja se encontraba en un hotel alojamiento de la capital tucumana, donde Rodríguez le disparó con un arma de fuego en uno de sus ojos a Salas, hiriéndola de gravedad.

Tras el disparo, Rodríguez trasladó a la joven al hospital Padilla, donde falleció a causa de la lesión.

En un primer momento, Rodríguez declaró ante la policía que junto a Salas habían sido víctimas de un intento de robo en la calle y que el presunto ladrón había disparado contra su pareja.

Sin embargo, el dueño del hotel alojamiento se presentó en una comisaría para denunciar un hecho que contradijo la versión del entonces sospechoso, ya que dijo que una empleada de limpieza vio salir del lugar a una pareja en moto y que una chica que iba como acompañante estaba desvanecida con una herida en el rostro.

Luego al revisar la habitación, que había ocupado la pareja, encontró con unas zapatillas y manchas de sangre, que fueron utilizadas como pruebas del caso.

Ante la declaración del propietario del hotel, Rodríguez cambió su versión y reconoció que habían estado alojados en la habitación, y que la joven se había disparado sola jugando a la ruleta rusa.

Luego, la autopsia que reveló que la víctima había sido previamente golpeada antes de recibir el disparo, la versión de Rodríguez resultó contradictoria para la justicia por lo que fue detenido a esperas del juicio en el que hoy fue condenado. (Télam)