Un hombre de 50 años fue condenado hoy en la ciudad santafesina de Rosario a prisión perpetua por haber asesinado a golpes y asfixiado a su pareja, en mayo del 2014, y haber denunciado el hecho como un suicidio para intentar desviar la investigación, informaron fuentes judiciales.

El tribunal oral integrado por los jueces Pablo Pinto, Ismael Mafrín y María Isabel Más Varela condenó a Fernando Javier More (50) a la pena máxima por considerarlo autor del femicidio de su entonces pareja, Érica Natalia Moruzze (28).

Al momento del asesinato, la mujer cumplía prisión domiciliaria luego de haber sido condenada a 10 años de prisión por un "homicidio en ocasión de robo", añadieron los informantes.

El hecho que se ventiló en el juicio iniciado el 2 de marzo último ocurrió la noche del 30 de mayo de 2014 en la vivienda que ambos compartían, ubicada en Larrea al 3000, de Rosario.

Según la investigación, esa noche More, que se desempeñaba como taxista, llegó a su casa alrededor de las 23.30 y golpeó a su pareja.

La autopsia determinó que la mujer sufrió “heridas múltiples en el pómulo izquierdo”, en el labio, la oreja y un fuerte golpe en la cabeza, y que el fallecimiento se produjo por asfixia por estrangulamiento.

En el alegato de apertura del juicio, la fiscal Mariana Prunotto aseguró que, si bien la mujer murió la noche del 30 de mayo, su pareja dio aviso a la seccional 19na.de policía alrededor de las 9 de la mañana del día siguiente.

La coartada que More le dio a la policía consistió en que la noche anterior había llegado a su casa y encontró a su esposa colgada de la escalera con una soga atada al cuello.

Relató a los policías que la desató y la acostó en la cama que ambos compartían, y que al día siguiente se levantó a las 7 de la mañana y advirtió que estaba muerta.

La defensa de More utilizó el argumento del suicidio durante el juicio para pedir su absolución.

La muerte de Moruzze se investigó como suicidio, lo que hizo que el caso recién llegara a juicio siete años más tarde y con el acusado en libertad.

Entre las pruebas que ofreció la fiscal al tribunal, hubo un informe de autopsia que señala que la causa de muerte fue "mecanismo asfíctico compresivo del cuello".

El estudio forense agrega que "se encontraron elementos de probable defensa en la región anterior del cuello que podrían corresponderse con el estrangulamiento manual, al intentar liberarse de la compresión”.

Los magistrados no adhirieron a la teoría de la defensa sino a la de la fiscal Prunotto y resolvieron en forma unánime condenar a More a prisión perpetua por "homicidio doblemente calificado por la relación de pareja, y por ser la víctima una mujer habiendo mediado violencia de género", indicaron las fuentes. (Télam)