Tres jóvenes fueron declarados hoy culpables del crimen de Micaela Romero, la integrante de la Policía Federal Argentina (PFA) asesinada por "motochorros" que la asaltaron en agosto de 2020 en el partido bonaerense de Quilmes, y como eran menores de edad al momento del hecho, la Justicia recién fijará el monto de la pena que deberán cumplir en prisión dentro de un año.

Fuentes judiciales informaron a Télam que el Tribunal de Responsabilidad Penal Juvenil 2 quilmeño adelantó para esta tarde la lectura del veredicto, que resultó condenatorio para los imputados, dos de 18 años y uno de 17, quienes seguirán detenidos en un instituto de seguridad hasta 2022. (Télam)