Un total de 15 de integrantes del Comando Radioeléctrico de la policía de Santa Fe fueron condenados a penas que van desde un año hasta 15 años de prisión acusados de cometer distitnos delitos, entre ellos privación ilegítima de la libertad, severidades, apremios, lesiones, robos y tenencia ilegítima de armas de fuego, informaron hoy voceros judiciales.

La Fiscalía de Delitos complejos del Ministerio Público de la Acusación (MPA) precisó que los delitos fueron cometidos entre 2016 y 2019 y en su mayoría se trató de robos, golpes, lesiones y que en un caso mataron de un escopetazo al perro de una familia.

También hubo hechos en los que los policías fueron condenados por redactar actas "como si dos hombres a los que aprehendieron hubieran tenido armas de fuego cuando ello no era así” y también, lo sufrido por un joven a quien "le fracturaron el maxilar inferior, lo obligaron a estar esposado y arrodillado sin brindarle atención médica y, finalmente, insertaron declaraciones falsas en el acta de procedimiento que labraron”.

Los condenados fueron identificados como Diego Manzotti (44 años), Waldemar Gamboa (42), Oscar Guarda (34), Eduardo Ramos (44), Jonatan Pintos (34), Gustavo Godoy (41), María Elena Bisegna (45), Luis Gorosito (36), Walter Tobares (40), Germán Scalcione (35), Cristian Toloza (44) y Néstor Sánchez (47).

Además, recibieron condenas David Elías Vacaflor (30), Pablo Hugo Lencinas (41) y Tamara Yamila Rodríguez (36).

Manzotti recibió 15 años de prisión efectiva, Guarda siete años y medio y Ramos seis años, en tanto a Bisegna se le impuso una pena de seis años y seis meses de prisión.

Por otra parte, Pintos fue condenado a cinco años y seis meses de prisión efectiva, Rodríguez a seis años, y a Gorosito, Tobares, Toloza y Scalcione les aplicaron tres años de prisión de ejecución condicional y debieron pagar una reparación a las víctimas.

Además, A Sánchez se lo condenó a tres años de prisión de ejecución condicional, a Gamboa dos años de prisión de cumplimiento condicional y para Godoy se dispuso un año de prisión condicional, mientras que a Vacaflor y a Lencinas se les dictó dos años de prisión de cumplimiento condicional.

Los hechos delictivos por los que fueron condenados los uniformados son privación ilegal de la libertad por abuso funcional, acto de crueldad animal, lesiones graves, severidades, apremios ilegales, robo calificado, hurto calificado, falsedad ideológica en instrumento público calificada, daño y tenencia ilegítima de arma de fuego de uso civil.

(Télam)