Un hombre fue condenado hoy a 13 años y 6 meses de prisión por abusar sexualmente y en reiteradas oportunidades, entre 2017 y 2019, de una hija de quien por entonces era su pareja en la ciudad jujeña de La Quiaca, informaron fuentes judiciales.

El fallo del Tribunal en lo Criminal (TOC) 3 de Jujuy recayó sobre L. A .L. F., quien fue hallado culpable del delito de "abuso sexual simple agravado por la convivencia (dos hechos) y abuso sexual con acceso carnal agravado por la convivencia (dos hechos) en concurso real".

Los abusos fueron cometidos en una vivienda de la ciudad de La Quiaca, en el extremo norte del país, en perjuicio de una niña de 11 años, hija de quien por entonces eran la pareja del ahora condenado.

De acuerdo con el requerimiento de elevación a juicio de la causa, el hombre fue imputado por cuatro hechos delictivos; el primero de ellos entre 2017 y 2018, en circunstancias en que la niña se encontraba durmiendo en una vivienda donde convivía con su madre y el imputado.

Posteriormente, en noviembre y diciembre de 2018, en dos oportunidades en que la niña se encontraba durmiendo en la habitación de la casa, el acusado abuso nuevamente de la menor.

El ultimo hecho denunciado por la familia de la niña ocurrió en enero de 2019, en la misma vivienda.

El Tribunal que dictó la condena estuvo integrado por las juezas María Margarita Nallar – presidenta de trámite- y Ana Carolina Pérez Rojas y el juez Mario Ramón Puig, mientras que como representante del Ministerio Público de la Acusación se desempeñó Alejandro Maldonado, quién había solicitado una pena de 20 años de prisión.

La asesoría legal del imputado la ejerció la defensora oficial Natalia Soledad López, quién había solicitado la absolución por el beneficio de la duda en los tres primeros hechos descriptos, por considerar que fueron cometidos por otra persona.

Respecto al cuarto hecho, negó la comisión del mismo por parte de su defendido.

A su vez, en su resolución, los jueces ordenaron la obtención de los perfiles genéticos del condenado a efectos de su incorporación al Registro Nacional de Datos Genéticos vinculados a Delitos contra la Integridad Sexual.

(Télam)