El hombre acusado de violar y matar en 2003 a una joven en la ciudad mendocina de San Rafael fue condenado hoy a 11 años de prisión como partícipe necesario del delito de abuso sexual con acceso carnal seguido de muerte.

La pena recayó sobre Marcos Graín Osorio (36) por el crimen de Paola Toledo (19), asesinada el 31 de octubre de 2003 en la mencionada localidad situada a 230 kilómetros al sur de la capital provincial. (Télam)