La madre de Lucio Dupuy, el niño de cinco años asesinado en noviembre de 2021 en la capital pampeana, y su pareja serán juzgadas desde el jueves próximo como coautores del crimen en un debate oral en el que declararán más de 100 testigos, mientras que el abuelo de la víctima pidió hoy que ambas acusadas sean condenadas a "prisión perpetua sin beneficios".

"Espero el juicio muy nervioso, con muchas expectativas. Como venimos esperando hace un año. Será un juicio muy largo. Es muy duro volver a revivir todo nuevamente. No olvidamos a Lucio ni un solo minuto de nuestras vidas", dijo esta tarde a Télam un emocionado Ramón Dupuy, abuelo de Lucio.

El juicio, que se desarrollará a puertas cerradas ya que la víctima era menor de edad y se debate un delito contra la integridad sexual, comenzará este jueves a las 8 y estará a cargo del Tribunal de Audiencias de Santa Rosa, integrado por los jueces Aníbal Olié, Alejandra Ongaro y Daniel Sáez Zamora.

Fuentes judiciales informaron a Télam que el debate se desarrollará hasta el 22 de diciembre y declararán cerca de 105 testigos.

La acusación será encabezada por los fiscales Walter Martos, Verónica Ferrero y Marcos Sacco, mientras que la familia de Lucio será representada por el abogado Mario Aguerrido.

En el banquillo de acusados estarán la madre de la víctima, Magdalena Espósito Valenti; y su pareja, Abigail Páez, quienes permanecen detenidas en el Complejo Penitenciario 1 de la ciudad de San Luis.

En el caso de Espósito Valenti, ésta llega al debate acusada del "homicidio triplemente calificado por el vínculo (por ser ascendiente) y con ensañamiento y alevosía; en concurso real con abuso sexual gravemente ultrajante por su duración y formas concretas de realización, triplemente agravado por ser la guardadora al momento de los hechos, por ser cometido por dos personas y por existir convivencia con la víctima menor de 18 años, como delito continuado."

Mientras que Páez fue acusada del mismo delito, pero con un agravante menos ya que no era familiar de Lucio, aunque, al igual que Espósito Valenti, también podría ser condenada a prisión perpetua.

Por su parte, Ramón Dupuy pidió que sean condenadas a "prisión perpetua" y denunció que reciben beneficios en la unidad penitenciaria de San Luis en la que permanecen alojadas.

"Lo que pedimos es prisión perpetua sin beneficios y que permanezcan separadas. Están juntas en la penitenciaria. Parece que están de vacaciones porque tienen un pabellón para ellas solas, miran la televisión y tienen juegos de mesa", señaló el abuelo de Lucio.

En ese sentido, Ramón comentó que está "angustiado" ya que en el juicio verá por primera vez a las imputadas.

"No me he detenido en pensar cómo lo vamos a sobrellevar. Yo espero que de la mejor forma. Es la primera vez que las voy a ver a la cara. Tengo sensaciones encontradas. Por un lado, quiero que sufran en el banquillo y por otro lado porque no sé cómo puedo llegar a reaccionar. Me angustia porque venimos acumulando mucha impotencia", expresó el hombre.

El crimen de Lucio ocurrió el 26 de noviembre de 2021, cuando el niño murió a raíz de los golpes recibidos, tras lo cual, detuvieron a su madre y a la pareja de esta, quienes en un primer momento estuvieron alojadas en la seccional 6ta. de Santa Rosa, donde recibieron duras agresiones, por lo que luego las derivaron a San Luis.

Según la autopsia, solicitada por la Fiscalía de Investigaciones Administrativas (FIA), el niño "presentaba politraumatismos por golpes, mordeduras y quemaduras, de vieja y reciente data" y que el deceso se produjo por una "hemorragia interna", producto de las agresiones.

"En mis casi 30 años de profesión nunca vi algo así", había dicho a Télam el forense Juan Carlos Toulouse.

Tras la muerte de Lucio se determinó que el niño había sido asistido al menos cinco veces en un lapso de tres meses por politraumatismos en distintos centros asistenciales de La Pampa, aunque no había denuncias de profesional alguno al respecto, como así tampoco de las autoridades del jardín de infantes al que asistía.

Por tal motivo, se inició una investigación administrativa a nivel gubernamental para establecer responsabilidades de funcionarios en la omisión de denuncias que pudieron haber evitado este desenlace.

"La familia quiere que se investigue el rol de cada una de las áreas del Estado que intervinieron y no denunciaron, como la de Salud. Entiendo que el protocolo ante la intervención con un menor no establece que la situación queda sujeta al criterio del médico, sino que se tiene que denunciar la situación objetiva, que es que un menor ingresa traumatizado", había manifestado a Télam el abogado Aguerrido. (Télam)