Dos hombres comenzarán mañana a ser juzgados por el crimen de un tercero, cuyo cadáver calcinado fue hallado en diciembre de 2019 en el baúl de un auto en la ciudad bonaerense de Bahía Blanca, informaron fuentes judiciales.

El debate estará a cargo del Tribunal en lo Criminal (TOC) 2 bahiense, integrado por los jueces por María Mercedes Rico, Eugenio Casas y Claudia Cecilia Fortunatti; y tendrá en el banquillo de los acusados a Rafael Antonio Flores Machuca (30) y Matías Gutiérrez, (31), a quienes se les imputa el homicidio de Cristian Álvarez (38).

Fuentes judiciales informaron a Télam que el juicio se extenderá hasta el próximo jueves en una de las salas ubicadas en el Palacio de Tribunales de Bahía Blanca.

Según la investigación realizada por el fiscal de Homicidios, Jorge Viego, los hechos habrían sucedido entre las 15.30 del 5 de diciembre del 2019 y la 1 del día siguiente en una vivienda ubicada en la calle Moreno al 1.800, de dicha ciudad del sur de la provincia de Buenos Aires.

Una fuente judicial indicó que "en dicho lugar Flores Machuca y Gutiérrez le habrían causado la muerte a Álvarez de manera intencional y violenta con un elemento contundente del tipo tronco de madera en la cabeza para luego colocar su cuerpo en el interior de un automóvil Renault Logan propiedad de la víctima".

"Tras ello y según el expediente trasladaron el vehículo hasta un descampado ubicado en la intersección de las calles Gorriti y Richieri donde lo prendieron fuego con el fin de ocultar los rastros del crimen", agregó el vocero consultado.

Click to enlarge
A fallback.

El cuerpo de la víctima fue encontrado el mismo 6 de diciembre en el interior del baúl de su auto prendido fuego y abandonado en el descampado y basural, a unas 25 cuadras del centro bahiense.

Según se indicó, "en el marco de la autopsia se determinó que el cuerpo no tenía rastros de humo en las vías respiratorias tras ser hallado en el vehículo por lo que el hombre estaba sin vida al momento de ser sometido a la acción del fuego".

Para poder identificar a la víctima fue clave el hallazgo de una chapa patente mediante la cual los detectives establecieron que el auto incendiado había sido vendido en mayo pasado a Álvarez, oriundo de la localidad de Algarrobo, partido de Villarino.

Tras analizar las cámaras de seguridad se supo que el Renault Logan había pasado días antes cerca de las 15, por la ruta nacional 3, a la altura del control del fitosanitario.

"En las fotografías e imágenes se observó a esa persona (Álvarez) a bordo del vehículo, cuando se dirigía con sentido a Bahía Blanca", añadió el informante.

(Télam)