El principal acusado de asesinar y enterrar en los fondos de una casa de la localidad bonaerense de Monte Chingolo a una mujer y a su hija de 7 años en abril de 2020, cuando regía el aislamiento social, preventivo y obligatorio por la pandemia de coronavirus, comenzará a ser juzgado hoy en los tribunales de Lomas de Zamora por el doble femicidio.

El debate se realizará en la sala de audiencias del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 2 del Departamento Judicial de Lomas de Zamora, ubicado en el cruce del camino Presidente Perón y Alberto Larroque, en la localidad de Villa Centenario, del mencionado partido de la zona sur del conurbano, informaron fuentes judiciales.

Se trata de Abel Alejandro Romero Lugo (27), quien será juzgado por el delito de "doble homicidio agravado por alevosía y por el vínculo mediando violencia de género", en perjuicio de su pareja, Cristina Beatriz Iglesias, y de la hija de ella, Ada Antonia Iglesias (7), por lo que, de ser hallado culpable, recibirá la pena de prisión perpetua.

Se estima que el debate oral, encabezado por la jueza Mariela Gianina Aprile, se desarrolle a lo largo de tres jornadas, indicaron las fuentes

El abogado Mariano Lizardo y su colega Paula Ojeda - especialista en delitos de género-, serán quienes actúen como querellantes en representación de los familiares de las víctimas, mientras que la fiscal de juicio será Leila Selem.

El Ministerio de Justicia de la Nación tomará también intervención en el debate oral, ya que designó veedores para que asistan y garanticen el correcto seguimiento del juicio, informó a Télam el abogado Lizardo.

Esos veedores son parte del Programa Nacional de Lucha contra la Impunidad, dependiente de la Dirección Nacional de Asistencia a Víctimas, dentro de la órbita de la Subsecretaria de Acceso a la Justicia del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación.

Cristina y su hija Ada fueron dos de las casi 300 víctimas de femicidio que se registraron durante el 2020 en todo el país, según un informe del Observatorio de Femicidios de la Defensoría del Pueblo.

El doble femicidio ocurrió el 25 de marzo de 2020 -a cinco días de iniciado el ASPO por la pandemia de coronavirus-, y fue descubierto dos días después en una casa de la calle Domingo Punta 4064, de Monte Chingolo, en el sur del conurbano.

Según los forenses que trabajaron en el lugar, Cristina fue degollada en el marco de una pelea, mientras que su hija recibió cortes en el cuello, para lo cual el agresor aprovechó la "condición de vulnerabilidad e indefensión de la víctima, derivada en su diferencia física y de fuerza", consta en el requerimiento fiscal.

Romero Lugo, quien era pareja de Cristina al momento del hecho, fue detenido dos días después y, tras inventar una coartada, terminó confesando el doble femicidio.

Los investigadores determinaron que el imputado "limpió con gran dedicación la escena principal (interior de la casa), lavando la sangre, girando uno de los colchones a fin que no sea visible el rastro hemático, lavando incluso en el lavarropas un oso de peluche y ropa de cama".

(Télam)