El juicio a tres acusados del femicidio de una joven que en junio de 2019 fue hallada sin vida en una habitación de la casa en la que residía, en un barrio de la zona norte de la ciudad de Salta, con signos de haber sido asfixiada, comenzará mañana y se extenderá por lo menos hasta el 17 de septiembre, con alrededor de 50 testigos.

"Esperamos justicia, la condena máxima para este muchacho y lo que les corresponda a sus cómplices, y que quienes deben impartir justicia no le rebajen la pena por ningún atenuante, más aun sabiendo ahora que él ya ejercía violencia sobre mí hija", expresó a Télam Marta Rioja, la mamá de Gimena Sofía Bernasar (24).

La joven fue hallada sin vida el sábado 22 de junio de 2019, en una habitación de su domicilio, en el barrio Lugones, de la zona norte de la ciudad de Salta, con signos de haber sido asfixiada.

Fuentes judiciales informaron a Télam que el debate comenzará mañana y se estima que se extenderá por lo menos hasta el 17 de septiembre, en la Sala III del Tribunal de Juicio de Salta.

Los imputados son la expareja de la víctima, José Humberto Nieva, acusado del delito de homicidio doblemente calificado por la relación de pareja preexistente y por mediar violencia de género; Pablo Maximiliano Nieva y Ruth Alejandra Loayza, ambos por participación secundaria en el mismo delito.

"Hace dos o tres días ya nos comenzó la ansiedad de tratar de recordar todo lo que pasó, para que no se escape ningún detalle", contó Rioja, quien agregó que espera el juicio "con muchas expectativas, pero por sobre todo con mucha fe".

El juicio unipersonal estará a cargo del juez Pablo Farah, y por el Ministerio Público intervendrá la fiscal penal de la Unidad de Femicidios, Mónica Poma, mientras que los abogados Pablo Del Pino y Juan Pablo Ochoa, ambos de la fundación Cintia Fernández, oficiarán de querellantes.

En tanto, la defensa técnica de los imputados estará a cargo de la defensora oficial Martha López, y de Juan Domingo Erazo.

Los voceros precisaron que, a lo largo del debate comparecerán alrededor de cincuenta testigos.

En el extenso requerimiento, donde se exponen las medidas probatorias producidas a lo largo de la investigación, Poma sostuvo que el imputado José Humberto Nieva se presentó el 22 de junio, al mediodía, en el inquilinato donde vivían.

Al encontrar a la víctima en el lugar, el hombre mantuvo una fuerte discusión con ella, lo que derivó en una situación violenta y en la agresión física que puso fin a su vida, sofocándola contra el colchón de la cama.

Luego de perpetrar el hecho de sangre, Nieva montó en el lugar una escena, para hacer creer que la joven se suicidó ahorcándose con un cinto.

Un vecino alertó a los integrantes de un móvil policial que patrullaba la zona, quienes se entrevistaron con el hombre y les dijo que había encontrado el cuerpo de la joven sin vida, con un objeto alrededor del cuello.

El informe de la autopsia determinó que la causa del deceso de Bernasar fue asfixia por sofocación, y la víctima también presentaba lesiones en distintas partes del cuerpo y signos de defensa.

Los voceros indicaron que quedó acreditado en la investigación que la relación de pareja se encontraba atravesando una difícil situación, conforme surge del análisis de testimonios recibidos y de las comunicaciones entre ambos.

Por su parte, José Humberto Nieva permanece detenido con prisión preventiva, mientras que Pablo Nieva y Loaiza se encuentran en libertad, cumpliendo medidas sustitutivas, explicaron las fuentes.

"Nuestro objetivo es que salga la verdad a la luz, se haga justicia y se condene al femicida", expresó a Télam Ana Fernández, quien preside la fundación Cintia Fernández, que acompaña a la familia Bernasar constituyéndose como querellante en el juicio.

Esta fundación, que lleva el nombre de la hija de Ana, también víctima de femicidio, se dedica a "la asistencia, prevención y acompañamiento como querellante a las víctimas de femicidio, violencia de género, abuso sexual, maltrato infantil y de adultos mayores".

"No es el único femicidio en el que está involucrada la fundación como querellante. Esperamos la máxima condena al femicida y que la familia, su madre en especial, encuentre paz", dijo Ana y añadió: "Uno busca por lo menos mitigar algo del dolor, encontrando justicia, pero la pérdida y la ausencia es de por vida, nunca más se puede superar."

Marta Rioja agradeció especialmente a la fundación Cintia Fernández y a Ana, que los "acompaña en este proceso con los abogados". (Télam)