Una mujer acusada del crimen de su expareja y que alega haber actuado en “legítima defensa” porque atravesaba una situación de violencia de género se negó a declarar hoy en el comienzo del juicio oral y público al que es sometida en la ciudad fueguina de Ushuaia, informaron fuentes judiciales.

Sin embargo, los jueces del Tribunal de Juicio en lo Criminal de la capital de Tierra del Fuego leyeron una declaración prestada por la imputada en la etapa de instrucción de la causa, lo que permitió conocer su versión de lo sucedido.

Gina Eliana Cárdenas (25) fue procesada por el delito de “homicidio agravado por el vínculo”, que prevé una pena máxima de prisión perpetua, luego de hallarse pruebas de que apuñaló en el tórax a su pareja, Alejandro Ramón Báez (26), luego de una discusión dentro de la habitación que alquilaban, la madrugada del 13 de noviembre de 2021.

En la declaración leída hoy la mujer relató que el día de los hechos Báez se enojó con ella luego de revisar su celular y descubrir mensajes que había cruzado con un amigo.

Dijo que a raíz de eso discutieron, y que ella decidió hacerse un bolso, marcharse del lugar e incluso dar por finalizada la relación entre ambos, pero que no podía hacerlo porque él se apropio de su billetera donde tenía el sueldo que había cobrado ese día.

Cárdenas describió a su pareja como alguien “muy celoso y posesivo” que la había golpeado en oportunidades anteriores y que le decía ser “su dueño” porque le pagaba el alquiler de la habitación.

Según su relato en la instrucción, el hombre regresó a la pieza con un cuchillo y se abalanzó sobre ella pidiéndole que lo lastimara e, incluso, se “apoyó el cuchillo en el tórax” hasta que por su propio peso terminó clavándoselo, mientras ella le gritaba “no te quiero lastimar”.

No obstante, el fiscal mayor Eduardo Urquiza ratificó en su acusación que existen pruebas testimoniales y periciales para demostrar que la mujer apuñaló a la víctima.

De todos modos, Urquiza declaró antes del juicio que evaluará “un cambio de calificación” del hecho si se demuestra que efectivamente había un contexto de violencia de género.

El caso es seguido de cerca por organizaciones feministas y de derechos humanos que apoyan la posición de Cárdenas, entre ellas la Asociación Pensamiento Penal, cuya representante, la abogada Indiana Guereño, sostuvo que “Gina se defendió de su agresor, que la agredió no sólo ese día sino días anteriores”.

"La perspectiva de género es una obligación constitucional y cuando decimos que tiene que ser juzgada con esta perspectiva es para que le pongan a este hecho el único título que le cabe, que es legítima defensa", dijo Guereño.

Por su parte Lucía de la Vega, coordinadora de la clínica jurídica del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), cuestionó que "desde la fiscalía se dijo que (Gina) no hizo la denuncia (por violencia de género)".

"La verdad es que tenía pocas alternativas. Estaba en un contexto de mucha dificultad y tanto ella como su pareja tenían situaciones de mucho conflicto con la ley penal. Ir a acudir a la policía en ese contexto es muy difícil", explicó a Télam.

Al juicio, que comenzó esta mañana en los tribunales de Ushuaia, acudieron representantes del movimiento Ni una menos, como la dirigente del sindicato docente Florencia Villarreal y hasta la exgobernadora fueguina Fabiana Ríos.

Cárdenas, detenida el mismo día del hecho, llegó a juicio en prisión domiciliaria otorgada por el tribunal porque cursaba un embarazo y dio a luz a una bebé.

Además, al brindar sus datos personales al tribunal, la mujer confirmó que tiene una condena previa de 5 años de prisión por robo agravado y que se encontraba en libertad condicional cuando se produjo el hecho por el que ahora es investigada.

La defensa de Gina, ejercida por los defensores oficiales Gustavo Ariznabarreta y José María Fernández López, planteó hoy la suspensión del juicio hasta que pueda declarar una funcionaria del área social del municipio de Ushuaia, pero los jueces no hicieron lugar a la solicitud.

Tras el momento de la indagatoria de la acusada, el tribunal comenzó a escuchar las declaraciones de los primeros testigos. (Télam)