Un joven de 18 años comenzó esta mañana a ser juzgado por golpear y dejar malherido al playero de un estacionamiento en noviembre pasado en el barrio porteño de Monserrat, y la familia de la víctima dijo que espera "la mayor pena posible" para el acusado, que actualmente está bajo prisión domiciliaria.

Fuentes judiciales informaron que el debate comenzó a las 9.30 en la sede del Juzgado Penal y Penal Juvenil 11, a cargo de Alejandro Villanueva, ya que el imputado era menor de edad al momento del hecho, por lo que la Justicia adelantó que no dará detalles del proceso.

En tanto, la acusación está a cargo del fiscal Mauro Tereszko, quien también fue parte de la investigación del caso.

El acusado llega al debate bajo un régimen de prisión domiciliaria, imputado por la "tentativa de homicidio" y, subsidiariamente, por "lesiones gravísimas", en perjuicio de Arturo López (67), quien sufrió un golpe de puño en la cara, el cual le hizo perder la conciencia y caer al piso mientras trabajaba en una playa de estacionamiento ubicada en la calle Moreno al 800, del barrio porteño de Monserrat.

Al respecto, la hija de López contó esta mañana a Télam que su padre continúa internado en una clínica a raíz del golpe en la cabeza y manifestó que espera "la mayor pena posible" para el acusado.

"No fue una boludez. El chico tenía 17 años, no 10. Para algunas cosas es muy grandecito y para otras no tanto. Mi papá no murió de casualidad", expresó a Télam Agostina López (24), quien junto a su hermana se constituyó como particular damnificado en la causa, bajo la representación de la abogada Miriam Luna.

La audiencia de hoy tuvo como testigos a distintos empleados de la playa de estacionamiento y voceros judiciales adelantaron a Télam que el juicio tendrá cuatro jornadas más, las cuales finalizarán el próximo miércoles, mientras que aseguraron que este caso es "el primer juicio oral a un menor de edad en la Justicia de la Ciudad de Buenos Aires".

Sobre el estado de salud actual de Arturo López, su hija Agostina comentó que lo visita "todos los días" en la clínica Fitz Roy -ubicada en el barrio porteño de Palermo-, donde "necesita atención las 24 horas del día".

"No han cambiado mucho las cosas. Sigue con rehabilitación neurológica y física. Vamos a visitarlo todos los días. Que tenga compañía, aunque tiene cuidadores las 24 horas. No va a hacer lo mismo que antes. Él era una persona súper saludable y con ganas de hacer muchas cosas. Ahora es otra cosa distinta", lamentó la joven.

En ese sentido, Agostina describió que su familia "está muy mal".

"Estamos muy mal. Se cumple un año de todo esto y no es fácil. Tratamos de hacer lo que podemos. Es muy difícil volver a estar en una instancia judicial, tener que verlo al pibe y mientras tanto seguir cuidando a nuestro viejo por lo que le hizo", señaló.

A su vez, la joven admitió que tiene "miedo" de que el imputado sea absuelto durante el debate.

"No quiero ser pesimista, pero pasan tantas cosas con la Justicia. Yo tengo miedo de que no pase nada. No hay mucho más que podamos hacer, pero jamás voy a entender si no se le da la mayor pena posible", concluyó.

El hecho que se investiga ocurrió el viernes 19 de noviembre del 2021, cerca de las 17, en el garaje de la calle Moreno al 800, cuando López fue increpado por un adolescente que, según testigos, le reclamaba por un rayón que tenía su vehículo.

En las imágenes de la cámara de seguridad que entonces se difundieron se observa cómo el agresor, acompañado por otros dos jóvenes y su madre, golpea a López en el lado izquierdo de la cara, por lo que el hombre cae e impacta fuertemente contra el suelo, tras lo cual queda inconsciente en el lugar.

Tras el hecho, el joven estuvo casi cinco meses prófugo hasta que se presentó ante la Justicia el 29 de abril a las 0.15 de manera espontánea en la División Enlace Institutos Alojamiento de Menores, situada en la calle Teniente General Juan Domingo Perón 2048, en el barrio de Balvanera.

Los voceros dijeron que el adolescente se encontraba escondido en una comunidad gitana de la localidad bonaerense de General Rodríguez, contradiciendo las versiones de su padre, quien había dicho a Télam que se hallaba oculto en Uruguay. (Télam)