El médico clínico contratado para la internación domiciliaria en la que hace poco más de un año falleció Diego Armando Maradona, y que hoy fue indagado como el octavo imputado en la causa, negó haber tenido responsabilidad en la muerte del astro del fútbol y apuntó contra otra de las imputadas, la médica coordinadora de la prepaga Swiss Médical Nancy Forlini, al asegurar que ella daba las órdenes, informaron hoy fuentes judiciales.

Se trata de Pedro Di Spagna (48), quien declaró hoy en la Fiscalía General de San Isidro ante los fiscales Cosme Iribarren, Patricio Ferrari y Laura Capra, en el marco de la causa en la que se investiga un presunto “homicidio con dolo eventual” de Maradona.

(Télam)