Cinco de los nueve acusados del crimen de "Marito" Salto, el niño abusado sexualmente y descuartizado en 2016 en la ciudad santiagueña de Quimilí, negaron hoy su relación con el hecho al declarar ante el tribunal que lleva adelante el juicio oral, informaron fuentes judiciales.

Se trata de cuatro hombres y una mujer, quienes deslindaron su presunta responsabilidad penal en el secuestro, abuso sexual y homicidio del niño quimilense y respondieron sólo a las preguntas de sus abogados defensores.

El primero en ocupar el banquillo fue el albañil Rodolfo Sequeira (46), el cual fue procesado como presunto partícipe necesario del homicidio triplemente calificado por alevosía, ensañamiento y participación premeditada de dos o más personas; privación ilegítima de la libertad y abuso sexual con acceso carnal, en concurso real de delitos.

Tanto él como quien comparte esa misma acusación, Ramón Rodríguez (65), aseguraron que no sabían por qué los involucraron en la investigación y que no conocían a la víctima.

Luego, fue el turno de los hermanos Ramón (28) y Daniel Ocaranza (23), y en la misma línea argumentativa que sus dos antecesores, se desvincularon con el hecho criminal y dijeron que fueron obligados a “hacerse cargo” de lo sucedido.

Posteriormente fue indagada María Eugenia Montes (47), expareja de Sequeira y con quien tiene cuatro hijos en común, quien sostuvo desconocer el motivo por el que está siendo juzgada por supuesto encubrimiento agravado.

Click to enlarge
A fallback.

Una vez que finalizaron las declaraciones, el Tribunal de Juicio Oral en lo Penal pasó a un cuarto intermedio hasta febrero próximo.

El juez Alfredo Pérez Gallardo, que preside el tribunal conformado también por Luis Domínguez y Daniela Campos Nittinger, dijo a Télam que estima que el debate oral “se va a extender todo el mes de marzo”.

“El juicio va bien de acuerdo a lo previsto”, indicó el magistrado y a la vez explicó que “se ha demorado un poco por los planteos preliminares que se hicieron que fueron rechazados ayer”.

El tribunal no hizo lugar a los planteos de nulidad de las requisitorias fiscal y de una de las querellas particulares, que habían formulado las defensas de los nueve acusados, que son juzgados por el crimen de “Marito”.

La decisión fue unánime por parte de los jueces, quienes sostuvieron que se trató de presentaciones extemporáneas y citaron antecedentes jurisprudenciales, para refutar lo que argumentaron los letrados cuando hicieron uso de la palabra.

Se trataron de pedidos sobre la “requisitoria fiscal y de la prueba de rastrillaje con perros y de la intervención de testigos de identidad reservada, todo ha sido rechazado”, dijo el juez.

Para estos pedidos “el tribunal ha tomado unos días en resolver porque son situaciones muy complejas, que estaban dentro del expediente y había que revisar 38 cuerpos y por eso se demoró sólo unos días, pero dentro de lo previsto”, comentó Pérez Gallardo.

“Es un juicio de gran envergadura, con muchas actuaciones, muchas partes, y a veces se demora el inicio porque son muchas las personas que debemos confluir en el mismo lugar, pero vamos conforme a lo previsto hasta ahora”, añadió.

Según la investigación penal, "Marito" salió de su hogar, en la tarde del 31 de mayo de 2016, para ir a pescar a una represa ubicada en las afueras de la ciudad de Quimilí.

El niño, que entonces tenía 11 años, permaneció desaparecido durante dos días, hasta que sus restos desmembrados fueron hallados en bolsas de residuos, que habían sido dejadas en un basural. (Télam)