El Tribunal Oral Federal 2 de La Plata dispuso hoy que el juicio al que es sometido el abogado penalista Rubén Carrazzone por el femicidio su esposa continúe de manera virtual, por lo que rechazó el pedido de la defensa para que sea suspendido, informaron fuentes judiciales.

Los jueces Alejandro Esmoris, Nelson Jarazo y Fernando Canero resolvieron por mayoría que el debate oral por el crimen de Stella Maris Sequeira (61) siga el próximo miércoles 21 de abril a las 14 a través de la plataforma Zoom.

La resolución, a la que Télam tuvo acceso, fue dispuesta tras dos días de análisis por parte del Tribunal, luego del planteo que hizo el miércoles último el abogado Pablo Cuomo, defensor de Carrazzone (66), sobre que “la presencialidad es insustituible", por lo que solicitó "que se suspenda el debate hasta tanto la pandemia dé la posibilidad de volver a hacerlo de manera presencial”.

Sin embargo, los magistrados Esmoris y Canero coincidieron con la abogada Raquel Hermida Leyenda, representante de la hija de Sequeira, para que las audiencias continúen de manera virtual.

En tanto, el juez Jarazo sostuvo que la "infraestructura" del edificio resulta "óptima" para que sea presencial, tal cual había referido el fiscal Rodolfo Marcelo Molina.

El abogado Cuomo había dicho que "se vería conculcada la garantía de la igualdad de armas, basado ella en que Carrazzone prestó declaración indagatoria en persona ante el Tribunal y no podría tener la misma posibilidad de escuchar a los testigos en directo".

"Esa distinción que pretende la defensa no se encuentra razonablemente incluida dentro del catálogo de derechos que protegen el debido proceso, dado que si bien es cierto que la querella, dentro de un sistema controversial, pudo escuchar al imputado de manera presencial, y éste no podrá atender de similar forma a los testigos de cargo, sí podrá controlar la prueba efectuando las preguntas y repreguntas que estime convenientes, observando sus expresiones faciales y corporales con una adecuada conexión", afirmó Esmoris en su voto.

En tanto, Canero adhirió a la decisión de su colega y agregó que los protocolos adoptados por el Tribunal ante la pandemia para llevar adelante un juicio presencial resultan "insuficientes"

"La realización de las audiencias presenciales que se propician, no sólo abarca la actividad en la sede del edificio donde se encuentra emplazado, sino, antes bien, el traslado y circulación de empleados, funcionarios, magistrados, abogados, testigos e incluso el mismo imputado, de modo que el sólo riesgo en la salud de cualquiera de ellos desvanece cualquier posibilidad de acceder a lo peticionado", indicó.

Carrazzone comenzó a ser juzgado de manera presencial el 31 de marzo último acusado del femicidio de su esposa, Sequeira, quien se encuentra desaparecida desde 2016 en Ezeiza y cuyo cuerpo nunca fue hallado.

El debate es llevado adelante por la Justicia Federal, ya que inicialmente el caso fue investigado como un presunto secuestro, debido a que el abogado denunció que había recibido un llamado extorsivo para que entregara dinero para recuperar a su esposa, lo que finalmente se desestimó.

Carrazzone afronta una acusación por "homicidio doblemente calificado por haberse cometido sobre su pareja conviviente y mediando un contexto de violencia de género y de falsa denuncia", en perjuicio de Sequeira.

La víctima, quien convivía desde hacía 13 años con el penalista, desapareció el 29 de diciembre de 2016 de su casa de la localidad de El Ombú, partido de Ezeiza.

El abogado denunció el hecho recién el 31 de ese mes y, un día después, aseguró haber recibido un llamado extorsivo en el que le exigieron 80.000 dólares para liberarla.

Sin embargo, la pesquisa determinó que se había tratado de una falsa denuncia, aparentemente tendiente a entorpecer la investigación y ocultar el femicidio.

Por ese supuesto secuestro estuvo detenido Miguel Ángel Franco (63), quien había sido cliente de Carrazzone y que fue acusado de colaborar en las llamadas extorsivas, aunque finalmente fue sobreseído.

Si bien Carrazzone siempre negó hechos de violencia contra su mujer, incluso al declarar en el inicio de este juicio, para los investigadores existen elementos suficientes para acreditar que el abogado penalista la golpeaba. (Télam)