Juan Ignacio Buzali, el esposo de la diputada provincial y funcionaria platense Carolina Píparo, que fue detenido el pasado 1 de enero pasado en La Plata, como acusado de intentar matar a dos motociclistas a los que atropelló al confundirlos presuntamente con motochorros, podrá cumplir el arresto en su domicilio, luego de que la Cámara Penal de La Plata rechazó un pedido de la defensa de uno de los jóvenes heridos para que siga preso en un penal.

De esta manera, fuentes judiciales aseguraron a Télam que quedó firme una resolución del 8 de abril pasado de la jueza de Garantías de La Plata, Marcela Garmendia, para que Buzali pueda acceder al arresto domiciliario, por lo que recién ahora el hombre podrá continuar su detención en su casa.

La Sala conformada por los jueces Carlos Arguero y Miriam Ermili ratificó la resolución de primera instancia y ordenó que se le otorgue la prisión domiciliaria a Buzali con monitoreo de una tobillera electrónica.

En el fallo, al que tuvo acceso Télam, los magistrados consideraron que “debe tenerse en cuenta la expresa conformidad prestada por la Agente Fiscal interviniente a la medida dispuesta por la juez de grado respecto del imputado de autos, esto significa un claro respaldo para la decisión adoptada, tomándose inocua para este tribunal la revisión de aquella”.

“No puede sostenerse oficiosamente la prisión preventiva en su modalidad de encierro intramuros, si el Ministerio Público Fiscal al contestar la vista conferida en los términos del artículo 163 del código ritual, no ofrece reparos a lo solicitado por la defensa particular del imputado Buzali”, graficaron.

Garmendia había hecho lugar al pedido que había formulado Marcelo Peña, abogado defensor de Buzali, aunque dispuso que la morigeración de la pena no se haga efectiva hasta que quede firme.

En su resolución ratificada por la Cámara, Garmendia hizo lugar al pedido para que Buzali cumpla la detención en la casa que alquila en el Club de Campo “Grand Bell” en las afueras de La Plata, con monitoreo electrónico por parte del Servicio Penitenciario Bonaerense y la prohibición de conducir vehículos automotores.

También le impuso la realización de tratamiento psicológico por vía remota y que para cualquier circunstancia que amerite salir del domicilio constituido, deberá requerir previamente autorización, ello bajo apercibimiento de revocarle el beneficio otorgado.

Tras el fallo, Peña expresó su satisfacción por la decisión judicial: “Me alegra darle la tranquilidad que hoy necesitaba esta familia, pero yo hace tiempo trabajo en lo que corresponde que es el cambio de una acusación que a la luz de cada pericia mostró ser una locura”.

“Vamos a solicitar el cambio de la actual calificación y encuadrar el hecho en el tipo penal que corresponde: lesiones leves”, graficó.

Buzali está detenido desde el 9 de enero, luego de que la fiscal de La Plata María Eugenia Di Lorenzo le imputara el delito de "homicidio en grado de tentativa" en perjuicio de los motociclistas Iván Coronel y Luis Levalle.

El mes pasado, la Cámara de Apelaciones de La Plata ratificó la carátula por la que estaba detenido Buzali pero no se había expedido por la excarcelación extraordinaria, por considerar que similar pedido estaba siendo analizado por la jueza de grado.

El hecho por el que está detenido Buzali ocurrió la madrugada del 1 de enero de 2021 cuando su esposa denunció que fue asaltada por tres parejas de "motochorros" en la calle 47, entre 15 y 16, en momentos en que su marido estacionó para dejar a su padre en su casa.

Según la legisladora, cuando se dirigía con su esposo a realizar la denuncia a bordo de su Fiat 500L negro con techo blanco, volvieron a ser interceptados por motociclistas y creyeron que eran los mismos que los habían asaltado.

En la calle 21 y 40, Buzali chocó por detrás a una de las motos en la que viajaban dos jóvenes a los que dejó tirados en el piso pese a las lesiones que habían sufrido.

Buzali y su esposa continuaron con la fuga y comenzaron a ser perseguidos por otros jóvenes en moto, hasta que finalmente detuvieron su marcha frente a varios móviles que participaban de un control de tránsito. (Télam)