El jefe de la Unidad Regional I de la Policía de la provincia de San Luis, Hernán Soloa, fue herido a golpes y debió ser hospitalizado tras un procedimiento por un robo realizado en la capital puntana, y por el hecho hay tres sospechosos detenidos, informaron hoy fuentes de la fuerza.

A raíz de la agresión, el comisario quedó internado en el área de guardia de adultos del Hospital San Luis, con múltiples traumatismos, la mayoría de ellos en el rostro, detallaron voceros del centro asistencial.

El director médico del Hospital San Luis, José Núñez, informó a la prensa local que el comisario, de 48 años, “ingresó por guardia de adultos con múltiples traumas de predominio facial y se encuentra estable hemodinámicamente”, mientras que se aguarda “su evolución”.

Por su parte, desde la oficina de Relaciones Policiales se informó que el hecho comenzó cuando efectivos de la subcomisaría 1ra. de la Estación de Interconexión Regional de Ómnibus (Ediro) se encontraron con un joven al que acababan de robarle el teléfono celular.

De inmediato se montó un operativo, del que participó Soloa, que derivó en el arresto de un sospechoso debajo del puente derivador ubicado en el ingreso a San Luis, a quien le secuestraron un arma blanca y un teléfono celular.

Cuando se llevaba a cabo el arresto, de entre unas malezas salieron otras tres personas que atacaron a golpes al jefe policial.

Los agresores escaparon ante la llegada de los móviles de la División de Respuesta Inmediata Motorizada (DRIM), aunque finalmente fueron detenidos, junto a un cuarto joven menor de edad, en una vivienda alpina situada a unos metros, donde se llevaba a cabo una fiesta clandestina, añadieron los voceros.

(Télam)