El mecánico de 58 años que el lunes fue hallado muerto, maniatado y con una sábana envuelta en la cabeza, en el patio de su casa del partido bonaerense de Merlo, falleció producto de una asfixia y la principal hipótesis de los investigadores es que se trató de un homicidio en ocasión de robo, informaron hoy fuentes judiciales y policiales.

El fiscal a cargo del caso, Matías Rappazzo, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 7 de Morón, recibió en las últimas horas los resultados preliminares de la autopsia de Ricardo Luis Heredia.

Según las fuentes consultadas, la causa de muerte determinada por los forenses fue “una asfixia y un paro cardiorrespiratorio” y la data fue “de 10 a 12 horas” antes del hallazgo, por lo que se estima que el homicidio ocurrió durante la mañana del mismo lunes.

“Tenía además algunos golpes en el rostro, pero ninguno que haya influido en el deceso. Todo indica que se quedó sin aire por la mordaza que tenía colocada. Eso sumado a la obesidad y a otras cuestiones de salud que presentaba la víctima, hicieron que le diera un paro cardíaco”, explicó a Télam una fuente judicial.

Si bien ayer algunas fuentes mencionaban como posibles sospechosos a una pareja que había convivido con la víctima, dos de los investigadores aclararon a Télam que ese hombre y esa mujer se habían ido hace una semana del domicilio.

“No es un caso sencillo. La víctima vivía sola pero era frecuente que llevara desconocidos a su casa”, confió una de las fuentes consultadas.

El cadáver de Heredia (58) fue hallado el lunes por la noche en el patio delantero de su vivienda, situada en la calle Cachimayo 35 de Merlo, en la zona oeste del conurbano, por un amigo que llamó al 911.

Efectivos del Destacamento Pompeya llegaron al lugar y comprobaron que Heredia yacía muerto y estaba vestido, atado de pies y manos, con su cabeza envuelta en una sábana y con un trapo alrededor del cuello.

Según las fuentes, el mecánico vivía solo, era común que su casa estuviese desordenada y que llevase personas desconocidas.

Si bien fue difícil constatar el faltante de algún elemento de valor por el desorden que había, la principal hipótesis es que se trató de un homicidio en ocasión de robo.

Al respecto, un Citroën Xsara Picasso gris oscuro que pertenecía a la víctima no se encontraba en el lugar y hasta el momento no había aparecido. (Télam)