Un hombre que el viernes último había salido de la cárcel de Piñero fue asesinado de al menos ocho balazos por un sicario y se investiga un crimen en venganza entre bandas delictivas que operan en Rosario, con lo que ya suman dos los ataques de similares características ocurridos a la salida de esa prisión en los últimos cinco días, informaron hoy fuentes policiales y judiciales.

Se trata del crimen número 77 registrado en lo que va del año en el departamento Rosario y el segundo caso en menos de una semana en esa ciudad santafesina en el que emboscan y atacan a tiros a un hombre que salió de una unidad carcelaria.

El hecho se registró alrededor de las 19.30 de ayer en las calles Benito Juárez y Medici, a la altura de la avenida Ayacucho al 4700, del barrio Las Heras, ubicado en la zona sur de Rosario, consignaron a Télam las fuentes.

En ese lugar se encontraba un hombre, identificado como Daniel Amelio Balaguer (48), alias "Coyote", cuando fue sorprendido por otro hombre encapuchado quien sin mediar palabra le disparó a quemarropa, tras lo cual escapó corriendo.

"Estaba parado en la esquina cuando le dieron al menos ocho tiros de calibre 9 milímetros, tres de los cuales fueron en el cráneo", precisó a la prensa desde la escena del crimen el fiscal de turno de homicidios dolosos de Rosario, Gastón Ávila, a cargo de la investigación.

El funcionario judicial apuntó que el asesinado "había recuperado la libertad el viernes último" tras estar preso en la cárcel de Piñero acusado de asociación ilícita y como autor de balaceras perpetradas contra domicilios.

"Había sido imputado como parte de una asociación ilícita que tenía como líder a René Ungaro", señaló el fiscal al referirse a los antecedentes penales de Balaguer, que lo vinculan al líder de la banda delictiva del mencionado delincuente apodado "El Brujo", quien cumple una condena acusado por el asesinado del ex barrabrava de Newell's Old Boys, Roberto 'Pimpi' Camino, acribillado a balazos en 2010 en Rosario.

Ungaro está acusado, también, de liderar desde la prisión una organización junto a la familia Funes -que tiene a varios integrantes muertos y a otros presos-, que disputa poder territorial con los Camino en tres barrios del sur de Rosario.

Paralelamente al crimen de "Coyote" Balaguer, la Justicia santafesina investiga la muerte de Ramona Elvira Ávalos, conocida como "La Griga", ocurrida el viernes pasado en la Unidad Penitenciaria 5 de Rosario.

La mujer reportaba a la banda del "Brujo" Ungaro y había sido imputada por una balacera que tuvo como escenario el ingreso a la cárcel santafesina de Piñero, donde ella disputaba la venta ilegal de permisos para acceso al penal.

Si bien el certificado de defunción señala que murió por una descompensación -por la que fue traslada al hospital de Emergencias local-, la fiscal de Homicidios Culposos Mariela Oliva ordenó la autopsia bajo protocolo de Minnesota, ya que la mujer estaba bajo custodia estatal.

Según informaron fuentes judiciales, se busca descartar que la muerte de "La Gringa" tenga algún lazo con los asesinatos cruzados entre los Camino y los Ungaro-Funes.

Como parte de esa saga de violencia armada, la semana pasada fueron condenados a prisión perpetua tres miembros de la organización liderada por los Camino, acusados por seis homicidios consumados y cuatro en grado de tentativa, ocurridos entre fines de 2016 y principios de 2018.

En cuanto a la motivación del crimen de "Coyote" Balaguer, el fiscal Ávila dijo: "Entiendo que por sus vínculos y relaciones. Puede ser un conflicto de bandas".

El viernes pasado, otro hombre que cumplió una condena de 12 años de prisión por un homicidio y que acababa de salir de la misma cárcel santafesina de Piñero, fue emboscado cuando se hallaba a bordo de un vehículo por delincuentes que le dispararon desde una camioneta y mataron a una amiga e hirieron a un familiar suyo.

El hecho ocurrió en el kilómetro 6 de la ruta provincial 14, en cercanías de la localidad santafesina de Piñero, y la víctima fatal fue identificada por los investigadores como Vanesa Hernández, quien había ido a auxiliar al auto en el que se movilizaba el hombre recientemente liberado, el cual había sufrido un desperfecto mecánico y que resultó ileso en el ataque. (Télam)