Un quinto sospechoso del abuso sexual de un joven que estuvo dos días cautivo en San Pedro y fue obligado a entregarle una bala con un mensaje mafioso a un abogado fue detenido en las últimas horas oculto en una iglesia de esa ciudad, informaron hoy fuentes judiciales.

Se trata de Ramiro Mansilla, quien fue detenido anoche en una iglesia evangélica situada en avenida Sarmiento al 2800, adonde fue hallado por efectivos de la Delegación Departamental de Investigaciones de San Nicolás.

Mansilla quedó a disposición de la fiscal María Valle Viviani, quien lleva adelante la causa por "abuso sexual gravemente ultrajante” y “privación ilegítima de la libertad” de un joven, hecho por el cual serán indagados en las próximas horas otros cuatro detenidos, entre ellos un policía bonaerense.

A todos ellos se los acusa de privar de la libertad a un joven durante al menos dos días, abusar sexualmente de él y obligado a amenazar a un abogado, a quien le entregó una bala con un mensaje mafioso.

En el marco de la pesquisa, ya declaró el abogado que recibió la amenaza y la bala, quien ratificó lo que había contado la víctima de los abusos.

La fiscal Viviani indagará en las próximas horas a los detenidos Maximiliano Ramos, Lucas Ramos, Isaías Luppi y Carlos Devito, este último un policía que estaba en el área de investigaciones de San Pedro y que ahora fue apartado de la fuerza por Asuntos Internos, añadieron los voceros.

De acuerdo a la pesquisa, el jueves de la semana pasada un joven, cuya identidad se preserva, fue tomado cautivo por un grupo de al menos cinco personas en una casa situada en Belgrano al 1600, de San Pedro.

Según relató ante los investigadores, durante al menos dos días fue abusado sexualmente hasta que el sábado fue obligado a ir -junto a dos de sus captores- hasta la vivienda de un abogado de 54 años, a quien le entregó una bala y, además, un mensaje mafioso que decía: "Es para tu hijo".

Según las fuentes, los dos delincuentes que lo acompañaron al lugar le sustrajeron al letrado un arma de fuego y un teléfono celular.

Tras ese episodio, la víctima fue liberada por sus captores, por lo que de inmediato se dirigió a un hospital, donde contó lo sucedido y los médicos alertaron a la policía y a la Justicia.

En tanto, por su lado el abogado realizó la denuncia correspondiente sobre lo que le acababa de suceder, dijeron las fuentes.

Según su testimonio, la banda vende droga "al menudeo" en la zona y a su líder lo tildó como "un Pablo Escobar sampedrino" porque "abastece a esas personas que son consumidores y vendedores".

Los pesquisas procuraban determinar si efectivamente el móvil del ataque fue por una deuda de drogas o si hubo alguna otra motivación de los agresores. (Télam)