Un policía bonaerense contó hoy que Sonia Soloaga, la mujer policía acusada de haber asaltado y asesinado a un matrimonio de jubilados en 2019 en el barrio porteño Parque Avellaneda, le debía 100.000 pesos que le había prestado para el viaje de su hija a Disney y que cuando le reclamó la deuda lo amenazó con hacerle una denuncia.

Se trata de José Benjamín González, un efectivo de la policía de la provincia de Buenos Aires que fue citado como testigo por la querella de la familia del matrimonio de Alberto Antonio Chirico (71) y su esposa María Delia Speranza (63), las víctimas del caso.

En un juicio que se realiza vía Zoom, González explicó ante el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 7 que "varios meses antes" del "problema" que tuvo Soloaga al quedar detenida por el doble crimen, la pareja que tenía la imputada, otro policía bonaerense, le había comentado que "la hija de Soloaga necesitaba viajar a Estados Unidos por el tema del cumpleaños. Cumplía los 15 años y me pidió prestada plata".

Cuando el abogado de la querella, Alejandro Vartanian, le preguntó de cuánto dinero se trataba, el testigo respondió que fueron "cien mil pesos", que se los entregó en octubre de 2018 en la rotonda de Gutiérrez, partido de Florencio Varela, y que lo pactado era que se lo devolviera en "doce meses".

"Me pagó una sola cuota y, en la segunda, la crucé en el barrio, le pregunté si me iba a seguir devolviendo la plata y me dijo 'andate viejo de mierda, porque si no, te meto una denuncia'", relató el policía bonaerense.

"Yo no quería tener problemas con la señora. Le mandaba mensajes y no me contestaba", recordó.

Si bien aseguró que tenía documentada la deuda con la firma de un "pagaré" y que cuando declaró ante la justicia le dijeron que tenía posibilidad de cobrarlo, González reiteró que por más que necesite el dinero, lo que menos quiere "es tener problemas" con su deudora.

El testimonio de este policía es relevante para la acusación en torno a la hipótesis que siempre tuvo la fiscalía en cuanto a que Soloaga estaba necesitada de dinero para costear el viaje a Disney que le había prometido a su hija por su cumpleaños de 15 y que ello pudo haber motivado el doble crimen de los Chirico, a quienes les robaron entre 70.000 y 80.000 dólares antes de ser ejecutados de un tiro en la cabeza a cada uno aquel 11 de junio de 2019. (Télam)