El Tribunal Oral Federal 2 de La Plata dispuso hoy un cuarto intermedio de dos días para analizar si la realización mediante una plataforma virtual del juicio por femicidio al que es sometido el abogado penalista Rubén Carrazzone vulnera su derecho de defensa, si ante el aumento de casos de coronavirus es imperioso continuar con el debate de manera virtual o directamente suspenderlo hasta nuevo aviso.

La decisión de los magistrados de tomarse unos días para analizar la forma en la que continuará el debate -que se inició hace dos semanas de manera presencial- se debió a un planteo realizado por el abogado Pablo Cuomo, defensor de Carrazzone (66), quien llegó al juicio detenido por el femicidio de su esposa, Stella Maris Sequeira.

“La presencialidad es insustituible y solicito que se suspenda el debate hasta tanto la pandemia nos dé la posibilidad de volver a hacerlo de manera presencial”, dijo el letrado, quien agregó que su asistido no tendría inconveniente en estar dos o tres meses más en prisión de ser necesario.

Tras alegar problemas de vista suyos y de Carrazzone e inconvenientes para poder tener una conectividad aceptable a internet, el letrado dijo que la "inmediación" es insustituible y que necesitan escuchar y ver de cerca a los testigos, porque de lo contrario se vulneraría el derecho de defensa de su asistido.

"Le pido a este excelentísimo tribunal que me permitan ejercer el derecho de defensa en juicio en las mejores condiciones", agregó por su parte Carrazzone desde una sala del Complejo Penitenciario Federal 1 de Ezeiza, donde permanece detenido.

A su turno, el representante del Ministerio Publico Fiscal (MPF), Rodolfo Marcelo Molina, consideró que si bien "los juicios telemáticos no vulneran el derecho de defensa", el debate debería continuar de manera presencial pero “tomándose todos los recaudos para evitar la contaminación del lugar y el contagio" de Covid-19 entre los asistentes.

En tanto, la abogada Raquel Hermida Leyenda, quien representan en la querella a Solange Ponzo, hija de Sequeira (58), recordó que fueron los primeros en negarse al juicio online, pero que dadas las condiciones “es muy posible terminar este proceso de este modo”.

En referencia a los problemas de conexión que tuvo el abogado defensor durante el comienzo de la audiencia, Hermida Leyenda afirmó que “la actuación del doctor Cuomo fue una obstrucción de justicia”.

A su vez, advirtió que la modalidad virtual no vulnera el derecho de defensa del imputado y que el pedido de su letrado “no puede prosperar".

En diálogo con Télam, la letrada consideró que “el problema es que todos se preocupan por el imputado, pero no por los testigos, que tienen que viajar a La Plata para declarar y que no viven en La Plata".

"¿Cómo los cuidamos a ellos?", se preguntó Hermida Leyenda, quien estimó que los jueces seguramente "consultarán con la Cámara de Casación" cómo proseguir en este caso.

Si bien estaba previsto que declarada durante esta jornada la hija de Sequeria -quien se conectó a la plataforma Zoom y permaneció en la sala de espera virtual-, los jueces Alejandro Daniel Esmoris, Néstor Javier Jarazo y Fernando Canero resolvieron pasar a un cuarto intermedio hasta el viernes próximo, cuando darán a conocer su decisión acerca de cómo continuar.

Carrazzone comenzó a ser juzgado de manera presencial el 31 de marzo último acusado del femicidio de su esposa, Sequeira, quien se encuentra desaparecida desde 2016 en Ezeiza y cuyo cuerpo nunca fue hallado.

El debate es llevado adelante por la Justicia Federal, ya que inicialmente el caso fue investigado como un presunto secuestro, debido a que el abogado denunció que había recibido un llamado extorsivo para que entregara dinero para recuperar a su esposa, lo que finalmente se desestimó.

Carrazzone afronta una acusación por "homicidio doblemente calificado por haberse cometido sobre su pareja conviviente y mediando un contexto de violencia de género y de falsa denuncia", en perjuicio de Sequeira.

La víctima, quien convivía desde hacía 13 años con el penalista, desapareció el 29 de diciembre de 2016 de su casa de la localidad de El Ombú, partido de Ezeiza.

El abogado denunció el hecho recién el 31 de ese mes y, un día después, aseguró haber recibido un llamado extorsivo en el que le exigieron 80.000 dólares para liberarla.

Sin embargo, la pesquisa determinó que se había tratado de una falsa denuncia, aparentemente tendiente a entorpecer la investigación y ocultar el femicidio.

Por ese supuesto secuestro estuvo detenido Miguel Ángel Franco (63), quien había sido cliente de Carrazzone y que fue acusado de colaborar en las llamadas extorsivas, aunque finalmente fue sobreseído.

Si bien Carrazzone siempre negó hechos de violencia contra su mujer, incluso al declarar en el inicio de este juicio, para los investigadores existen elementos suficientes para acreditar que el abogado penalista la golpeaba. (Télam)