Un amigo del rugbier baleado ayer por policías durante una persecución en el partido bonaerense de Moreno dijo hoy que la víctima se "agachó" adentro de la camioneta en la que viajaba para "cubrirse" de los disparos y que si pasó semáforos en rojo fue por precaución para evitar robos.

"Se agachó para cubrirse y que no le dispararan", señaló esta tarde el amigo de Tomás Kruger (19), el rugbier atacado la madrugada del domingo y que continuaba esta tarde internado en una clínica de Morón.

Según este amigo, ésa fue una "indicación" que le había hecho el padre de Tomás para potenciales casos de inseguridad.

Para este muchacho "no era necesario" que los policías "lo chocaran y le dispararan" a su amigo ya que, con "con la sirena" del patrullero encendida la víctima hubiera frenado su marcha y hubiese mostrado sus documentos.

Y sobre la posibilidad de que Tomás haya pasado un semáforo en rojo y que eso derivó en la persecución, el amigo explicó que supone que si lo hizo fue para que "no le robaran", aunque reconoció que eso está "mal".

"Seguís avanzando. Siempre con precaución de que no haya nadie, porque en esa zona no hay nadie", añadió respecto a esa práctica habitual de muchos jóvenes cuando transitan de noche en el conurbano. (Télam)