Un examen de ADN confirmó que restos humanos hallados en la localidad balnearia de Mar de Ajo pertenecen a un joven de 20 años que se encontraba desaparecido desde el pasado 8 de mayo, y en ese marco la Justicia ordenó allanar la casa de los padres de la víctima en Villa Gesell en busca de elementos que permitan esclarecer el hecho, informaron hoy fuentes policiales.

Se trata de Marcelo Medina, por cuya averiguación de paradero se había iniciado una causa que llevaba adelante la fiscal Verónica Zamboni, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 6 descentralizada de Villa Gesell, hasta que se excusó y el expediente recayó en su colega Walter Mércuri, de la UFI 8 de General Madariaga.

Voceros policiales informaron a Télam que en las últimas horas un examen de ADN confirmó que el brazo humano hallado enredado en la línea de un pescador en las playas de Mar de Ajó, el pasado 29 de mayo, es coincidente con el del joven buscado,

A raíz de la confirmación, el Juzgado de Garantías 6 de Villa Gesell, a cargo de David Mancinelli, ordenó allanar la vivienda de los padres de la víctima -quienes habían denunciado la desaparición de su hijo- en busca de pruebas que permitieran esclarecer el caso.

Agentes de la División Unidad Operativa Federal Pinamar de la Policía Federal Argentina (PFA) realizaron el procedimiento en una casa ubicada en la calle Paseo 112 al 1400 de Villa Gesell, con la colaboración de la Unidad K-9 de Defensa Civil del Partido de la Costa, informaron fuentes de la fuerza.

Durante el operativo, se identificó a los padres de Medina y se secuestraron tres teléfonos celulares que serán peritados en el marco de la causa que cambió su calificación legal a “averiguaciones causales de muerte”.

(Télam)