La Fiscalía de la localidad cordobesa de Villa Cura Brochero agravó la acusación del principal acusado de liderar una banda que cometía estafas mediante terapias de sanación egipcias, al sumarle el delito de abuso sexual reiterado cuando le dictó la prisión preventiva junto a otros 10 acusados, informó hoy el Ministerio Público Fiscal (MPF).

La fiscal de Instrucción Analía Gallarato amplió la acusación por "abuso sexual reiterado" al señalado jefe de la asociación ilícita, Álvaro Juan Aparicio Díaz, quien se hacía llamar "Licenciado Sahú Ari Merek" y comercializaba servicios de sanación con una supuesta "terapia alternativa Seshen" de origen egipcio en Córdoba y otras provincias.

Hasta el momento no se dieron detalles sobre las denuncias de los abusos sexuales, aunque el abogado Tomás Aramayo, quien representa a la mayoría de las víctimas, manifestó a Télam que la investigación se está encaminando hacia una "megaestafa de impredecibles derivaciones".

El caso salió a la luz el 28 de marzo, cuando se realizaron allanamientos y detenciones en el marco de una causa por "asociación Ilícita, estafas reiteradas y ejercicio Ilegal de la psicología".

En total hay 11 detenidos, entre ellos una funcionaria judicial de Santa Fe, a quienes la fiscal Gallarato les dictó la prisión preventiva.

Por el momento son más de 20 las denuncias presentadas en contra de la denominada Escuela Internacional de Kábalah Científica y Meditación Egipcia, aunque se esperan novedades sobre nuevas demandas de personas damnificadas en otras provincias, adelantó el abogado Aramayo. (Télam)