El hombre acusado de violar y matar en 2003 a una joven de 19 años en la ciudad mendocina de San Rafael y para quien el fiscal solicitó una pena de 25 años de prisión, pidió esta mañana “justicia” a los miembros del Tribunal, quienes darán a conocer su veredicto hoy a las 14.

“Yo acepto las cosas que ha pasado la familia Toledo en estos 17 años, me imagino lo que han sentido, sé que con todo esto le han arruinado la vida, pero también a mi familia le han arruinado la vida y nos siguen arruinando la vida”, dijo Marcos Graín Osorio (36) ante el tribunal que lo juzga por el femicidio de Paola Toledo.

“Por eso pido que se haga justicia”, añadió en sus últimas palabras antes de conocer el veredicto.

‘Poli", como llamaban a la joven, mantenía una relación informal con Graín Osorio, quien la fue a buscar a su casa para salir a pasear por San Rafael la última noche que fue vista con vida, el 31 de octubre de 2003.

De acuerdo a los dichos de testigos, ambos fueron hasta una casa abandonada, donde un grupo de jóvenes de ese mismo barrio y conocidos de ambos se reunía habitualmente a beber y a fumar.

El cuerpo de Toledo fue luego hallado con signos de abuso sexual, marcas de quemaduras de cigarrillos y golpeado en un descampado del barrio Sosneado en San Rafael, al sur de Mendoza.

Durante el juicio -el tercero que se realiza por el mismo caso- los jueces Ariel Murcia, Alejandro Celeste y Esteban Vázquez analizaron la evidencia, realizaron inspecciones oculares y ordenaron nuevas medias, y esta tarde darán a conocer su veredicto. (Télam)