Los tres jóvenes que habían llegado a juicio por el crimen de Isaías Aranda, asesinado a balazos en octubre del 2018 tras una pelea en el partido bonaerense de Florencio Varela, fueron absueltos hoy por el beneficio de la duda por un tribunal oral, informaron fuentes judiciales.

"Lamentablemente, en esta Argentina no tenemos justicia para un pibe asesinado como Isaías. Fue un crimen con alevosía, le dispararon por la espalda, y estaban los tres acusados en el juicio, pero el tribunal los absolvió. Estoy muy mal", dijo a Télam Isabel Jarkevik, abuela de la víctima, tras escuchar el veredicto absolutorio del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 2 de Quilmes.

Los jueces absolvieron "por el beneficio de la duda" a los imputados Joaquín Gallegos (23), Santiago Vergara Benítez (25), alias "Chuky", y Aaron Sánchez (23), quienes habían llegado al debate acusados del delito de "homicidio agravado" en perjuicio de Aranda.

El tribunal ordenó la inmediata libertad de Gallegos, el único de los tres acusados que había llegado al juicio en calidad de detenido, ya que los otros dos estaban excarcelados, dijeron las fuentes.

Durante los alegatos, el fiscal de juicio Marcelo Selier había pedido que los tres sean condenados a prisión perpetua y que queden detenidos de manera inmediata Vergara Benítez y de Sánchez, al considerar que existía peligro de fuga.

En tanto, las defensas habían solicitado la absolución de todos ellos, quienes en sus "últimas palabras" se declararon "inocentes".

Durante su declaración en el juicio, la abuela de la víctima había apuntado a Gallegos como el autor material del crimen de su nieto, al que acusó de haberle disparado "a corta distancia en el pecho", mientras que señaló a Benítez y a Sánchez como quienes "lo sostenían" a Isaías.

El hecho ventilado en el debate ocurrió la madrugada del 16 de octubre de 2018, en la esquina de Sevilla y Suiza, de Florencio Varela, en el sur del conurbano, cuando Isaías se dirigía a la casa de su novia y fue sorprendido por un joven que lo insultó y atacó a golpes.

Luego, aparentemente, el agresor fue a buscar a dos amigos y regresó para emboscar a su víctima, a quien le disparó y lo mató.

Aranda recibió un balazo calibre .22 en el pecho y salió corriendo hacia la avenida Eva Perón, pero el agresor le efectuó otro disparo que impactó en su muslo derecho. (Télam)