Al cumplirse hoy dos años de la denominada "masacre de San Miguel del Monte", en la que murieron cuatro chicos tras una persecución policial a los tiros y un choque, los familiares y allegados realizarán a lo largo de la jornada y hasta mañana una serie de actividades en homenaje a las víctimas y en reclamo de justicia.

Entre las actividades a las que convocaron los allegados, se hará una pegatina de afiches con las caras de Camila López (13), Danilo Sansone (13), Gonzalo Domínguez (14) y Aníbal Suárez (22) y una avioneta recorrerá el pueblo reclamando justicia a partir de las 18.

Además realizarán una fogata en la plaza central de la mencionada ciudad, con la consigna "arderá el amor, arderá su memoria, hasta que todo sea como lo soñamos, como en realidad pudo haber sido".

La fogata, que se prendió a las 8, se mantendrá encendida hasta mañana hasta las 20.

Fuentes vinculadas a la Comisión Provincial de la Memoria (CPM), que actúa como patrocinante de dos de las familias de las víctimas, informaron que sus representados decidieron no convocar a una marcha presencial debido a los cuidados sanitarios que son necesarios y que impone el contexto de la pandemia de coronavirus.

A través de las redes sociales, el CPM publicó un video con motivo del aniversario de la masacre en el cual realiza una descripción del caso y en el que se ven las imágenes de las víctimas y de la única sobreviviente, Rocío Quagliariello (15).

Además se exponen los nombres de los policías y funcionarios involucrados en los hechos, tras lo cual varios usuarios se sumaron al pedido de justicia.

La denominada "masacre de Monte" ocurrió la madrugada del 20 de mayo de 2019, cuando efectivos pertenecientes a la comisaría de dicha localidad que se encontraban realizando un recorrido persiguieron a lo largo de la colectora de la ruta 3 a un Fiat 147 en el que viajaban cuatro adolescentes, tres de 13 años y uno de 14, junto a un joven de 22.

El día del hecho, los cinco chico escuchaban música cuando oficiales de la policía bonaerense comenzaron a perseguirlos sin motivos y, de acuerdo a los registros de las cámaras de seguridad del municipio, a dispararles, ya que observa a un efectivo en el lugar del acompañante de la patrulla, con medio cuerpo afuera y en actitud de disparo.

A raíz de ello, el auto en el que iban los jóvenes chocó contra un acoplado que estaba detenido en la ruta y cuatro de ellos murieron.

En un principio, algunos agentes de la policía bonaerense hicieron pasar el caso por un accidente, y por eso se los acusa de modificar las actas del procedimiento, falsear declaraciones y ocultar material fílmico, que luego fue revelado a los medios de comunicación.

Por el hecho hay 23 policías bonaerenses y el entonces secretario de Seguridad del municipio, Claudio Martínez, que serán sometidos a juicio por diferentes delito.

Cuatro de ellos, el excapitán de la policía bonaerense Rubén Alberto García y los oficiales Leonardo Daniel Ecilape, Manuel Monreal y Mariano Alejandro Ibáñez, serán juzgados por un jurado popular acusados de ser coautores de los delitos de "homicidio agravado por abuso de función como miembro de las fuerzas policiales calificado por el empleo de armas de fuego -consumado y, en tentativa- y violación de los deberes del funcionario público".

Por su parte, los policías Marcelo Idarreta, José Domínguez, Melina Bianco, José Durán, Maia Valiente, Cristian Alberto Righero, Juan Manuel Gutiérrez, Julio Micucci y Nadia Genaro están imputados sin prisión preventiva por "falsedad ideológica de instrumento público, encubrimiento agravado, abuso de autoridad y violación de los deberes de funcionario público".

En tanto, los efectivos Florencia Stankevicius, Mario Mistretta, Evelin Yael Van Monleghey, Camila Galarza, Marisol Rizzo, Sergio Servia y Héctor Enrique Ángel enfrentan cargos por "encubrimiento agravado, incumplimiento y violación de los deberes de funcionario público".

Los agentes Julieta Aguilera Rearte, Nelson Rodríguez y Raúl Mauregui, en tanto, serán juzgados por "violación de los deberes de funcionario público".

Finalmente, el exsecretario de Seguridad Martínez, enfrentará cargos por "encubrimiento agravado y violación de los deberes del funcionario público". (Télam)