La joven que sobrevivió a un intento de femicidio cometido hace cuatro años en el partido bonaerense de Ensenada, y en el que su atacante violó y mató a su amiga, reclamó hoy que la Justicia fije una nueva fecha para el inicio del juicio, suspendido en agosto pasado por las restricciones sanitarias y que aún no fue reprogramado.

Se trata de Ana Laura González (29), amiga de la estudiante de medicina María Emma Córdoba (26), abusada y asesinada en una vivienda que luego fue incendiada el 8 de julio de 2017 en la localidad de Punta Lara de dicho partido del Gran La Plata, y por cuyo crimen se encuentra detenido Ariel Osvaldo "Papu" Báez (26).

En un nuevo aniversario del hecho, la joven dijo a Télam que “pasó otro año más, pero con más incertidumbre”.

Es que el 20 de agosto del año pasado debía comenzar el debate oral, pero el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 5 de La Plata suspendió el inicio por un planteo de la defensa de Báez y por medidas de restricción debido al Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio (ASPO) por la pandemia de coronavirus, vigentes en ese entonces.

Por este motivo, González pidió que el TOC 5 fije “una fecha, pronta en lo posible, y que en casos futuros” actúen con más celeridad “en este tipo de cuestiones.

Por su parte, Jerónimo Guerrero Iraola, abogado que representa como particular damnificada a la joven en la causa señaló que el juicio “está suspendido sin reprogramación” y que “el motivo son las medidas sanitarias”.

“Sucede que se cumplen cuatro años del hecho, y ya para el año estaba todo resuelto para avanzar. La Justicia, en materia de violencia contra las mujeres, sigue siendo parte del problema”, concluyó el letrado.

El ataque ocurrió el 8 de julio de 2017, alrededor de las 3.30, en una antigua vivienda de las calles 126, entre 5 y 7, de Punta Lara, donde Emma se hallaba estudiando junto a Ana Laura.

Emma salió a cerrar el portón y a entrar a sus perros cuando fue abordaba por un hombre armado que las atacó a ambas, a quienes ató, violó y después prendió fuego la casa con la finalidad de borrar sus huellas.

Durante el ataque, el agresor las sometió a diversas torturas y les provocó heridas utilizando un encendedor y un aerosol que halló en el lugar.

Una vez que el atacante escapó, Ana Laura se arrastró hasta la vereda para pedir ayuda y logró que un vecino diera alerta a las autoridades, a quienes les pudo aportar el apodo del vecino, ya que horas antes ambas se habían cruzado con él en la calle.

Con esos datos, la Policía salió en busca del sospechoso y lo halló durmiendo en la vivienda lindera, donde se encontró ropa ensangrentada, un cuchillo, un arma y una mochila que tenía objetos robados a las víctimas.

La autopsia estableció que María Emma presentaba múltiples heridas, dos de las cuales podrían haber sido la causa de la muerte: un fuerte traumatismo de cráneo y un corte en la zona del cuello.

Por su parte, Báez llega al juicio imputado de los delitos de "homicidio agravado por ensañamiento, alevosía o insidia", "abuso sexual con acceso carnal agravado", "privación ilegal de la libertad agravada" y "violación de domicilio", entre otros. (Télam)