(Por Diego Recchini) Horacio Santiago Conzi, el exempresario gastronómico que hace 20 años asesinó a balazos al joven Marcos Schenone, por un ataque de celos relacionado a una mujer en el partido bonaerense de San Isidro, y que cumple una condena de 24 años y nueve meses de cárcel por ese homicidio, insiste en pedir ante la Justicia que le otorguen algún beneficio de libertad anticipada, pese a que hace tres años le revocaron la prisión domiciliaria por "desobediente".

A días de cumplirse las dos décadas de este caso policial -uno de los pocos con repercusión mientras se investigaba el crimen de María Marta García Belsunce-, fuentes judiciales informaron a Télam que la jueza de Ejecución Penal 2 de San Isidro, Victoria Laura Elías García Maañón, tiene en su despacho dos nuevos pedidos de la defensa de Conzi (63).

Por un lado, desde el 12 de septiembre pasado, su defensora oficial, Patricia Colombo, tramita un nuevo pedido de prisión domiciliaria, el mismo beneficio que había logrado obtener en 2019 por cuestiones de salud, pero que le fue revocado por sucesivos actos de inconducta.

En aquel momento, Conzi primero publicó por Facebook que estaba feliz de haber vuelto a su casa y se sentía "saludable 1000%"; luego se arrancó la tobillera electrónica porque le apretaba y después, su hermano Hugo subió también a Facebook un video donde se veía a Horacio violando la domiciliaria cuando paseaba por la vereda de su casa de Boulogne a "Franco y Sara", las dos cabras que tienen como mascotas a partir de que ambos se convirtieron al veganismo, pese a que durante años tuvieron "Dallas-Las Olas Boulevard", uno de las restaurantes de carnes más populares de San Isidro.

Pero el episodio que colmó la paciencia de la jueza García Maañón e hizo que Conzi perdiera el beneficio y volviera a prisión, ocurrió el 16 de julio de ese mismo año, cuando salió de su casa durante 12 minutos con la excusa de que había ido a ayudar a su hermano Hugo a empujarle el auto que supuestamente no arrancaba, cuando éste debía ir al cementerio a llevarle flores a la tumba de su madre.

Tras analizar la situación, la magistrada consideró que Conzi quebrantó "injustificadamente la restricción de permanecer en el domicilio" y el 30 de julio de 2019 lo envió de vuelta a la Unidad 48 de San Martín, donde se encuentra actualmente alojado en un sector de régimen semiabierto y con resguardo sanitario, ya que tiene 63 años y además presenta una enfermedad coronaria preexistente, un tipo de arritmia -fibrilación auricular crónica- que lo obliga a estar anticoagulado y someterse a controles permanentes.

El segundo planteo de la defensa, presentado el último 22 de noviembre, es un nuevo pedido de libertad condicional, basado en que lleva preso casi 20 de los 24 años y nueve meses de cárcel a los que fue condenado, y ya cumplió de manera holgada las dos terceras partes de su sentencia.

La misma jueza García Maañón le denegó la libertad condicional en varias oportunidades, la última, en un duro fallo del 22 de abril pasado donde, analizado aquellos antecedentes de inconducta de cuando estuvo con domiciliaria, sostuvo que Conzi tuvo una "actitud desafectiva y desobediente" y que "no se encuentra en condiciones de ser reincorporado a la sociedad".

Ese fallo fue confirmado el 10 de junio por la Sala I de la Cámara de Apelaciones y Garantías de San Isidro y el 8 de noviembre por la Sala V del Tribunal de Casación bonaerense.

Las fuentes judiciales consultadas indicaron a Télam que teniendo en cuenta estos antecedentes es "improbable" que la jueza ceda en su postura en relación a la libertad condicional, y que sí aguarda unos informes para resolver primero el planteo de la prisión domiciliaria.

El crimen de Schenone (23), un joven deportista que se dedicaba al mountain bike, ocurrió la madrugada del 16 de enero de 2003.

La víctima se estuvo besando dentro del complejo gastronómico "Dallas-Las Olas Boulevard", ubicado en Martínez, con una chica a la que el propio dueño del local, Conzi, había intentado conquistar esa noche.

Según lo que reconstruyó la Justicia, en un ataque de celos, Conzi ordenó que echen del local a Schenone, la chica y sus amigos.

Cuando el grupo abordó un remís para retirarse, Conzi los persiguió durante 40 cuadras por la avenida Del Libertador con su camioneta Jeep Grand Cherokee, y al llegar a la altura de Béccar, lo atacó vaciando los 16 tiros del cargador de una pistola calibre 9 milímetros.

Schenone murió al recibir tres balazos por la espalda mientras que las dos chicas y el remisero resultaron baleados y el único ileso fue un amigo de la víctima.

A pocas horas del hecho, el por entonces fiscal de instrucción de San Isidro, Mario Kohan, -actual juez del Tribunal de Casación provincial-, ya tenía a Conzi como principal sospechoso.

Los sobrevivientes lo habían visto, reconocido y mencionado como el autor del ataque y al allanar su casa de Boulogne, el fiscal secuestró una pistola Pietro Beretta calibre 9 milímetros entregada por su hermano Hugo, que las pericias luego demostraron que era el arma homicida.

Conzi -en ese momento defendido por el penalista Fernando Burlando-, se burló de todas las fuerzas de seguridad y estuvo prófugo durante 57 días hasta que el 14 de marzo de 2003 fue detenido por la Policía Federal con peluca y documento falso en la ciudad de Mar del Plata.

El juicio oral fue en 2005 estuvo a cargo del Tribunal Oral en lo Criminal 4 de San Isidro, el mismo que en diciembre pasado absolvió a Nicolás Pachelo por el caso García Belsunce.

La estrategia defensista fue hacerlo pasar por inimputable -decían que tenía secuelas de un accidente y un delirio místico relacionado a que Jesús había sobrevivido a la crucifixión-, y cuestionar las pericias balísticas que lo incriminaban, pero los jueces condenaron a Conzi a la pena máxima del homicidio simple, 25 años de prisión.

En 2009, la Sala III de Tribunal de Casación bonaerense confirmó el fallo, pero redujo la pena en tres meses y quedó la condena a 24 años y nueve meses de cárcel que Conzi cumple en la actualidad, lo que fue ratificado en 2012 por la Suprema Corte provincial y en 2014 por la Corte nacional. (Télam)