La intendenta de Cañuelas, Marisa Fassi, analizó las medidas tomadas por el Gobierno para enfrentar la crisis sanitaria generada por la pandemia de COVID-19: “Creo que son las correctas, confiamos en que tenemos que hacer un gran esfuerzo entre todos para aplanar la curva de contagios”, sostuvo.

“No es fácil, sabemos que es una situación que a mucha gente le genera complicaciones, sobre todo a los sectores que hoy no están pudiendo trabajar ni generar ingresos, pero el presidente ha sido muy claro en poner la salud por encima de todo. Los municipios trabajamos todos los días poniendo a disposición todo lo que tenemos, no es fácil, en muy poco tiempo tuvimos que generar operativos que no tienen precedente; pero estamos todos muy comprometidos y los resultados han sido buenos”, añadió.

Puntualmente, sobre cómo se está equipando su distrito, la jefa comunal explicó que “en Cañuelas estamos bien. Contamos con el Hospital Regional Néstor Kirchner, que está siendo equipado con 60 camas de aislamiento y más de 30 de terapia, con respirador, para la atención de casos más graves. También contamos con instituciones con un enorme sentido de solidaridad; SMATA, los Oblatos Diocesanos, la Sociedad Rural y la Asociación Civil ‘Por un nuevo mundo’, han ofrecido sus instalaciones para montar hoteles de cuarentena, donde alojar pacientes leves o casos sospechosos que requieren aislamiento; de ser necesario en Cañuelas vamos a contar con más de mil camas. Y a esto, le sumamos el equipo de epidemiología del Hospital Marzetti, que está trabajando día a día en el seguimiento de los casos. Yo anhelo que todo este trabajo y preparación no sea necesario, que no lo necesitemos. Pero en caso de que si, estamos preparados”