En exclusiva para GLP, el Secretario General de la Unión Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores, Ramón Ayala, analizó la situación actual que atraviesa el país en el marco por la pandemia del COVID-19. En ese sentido, consideró que “vivimos un momento que pone a prueba el temple y la responsabilidad de todos, en el que debemos cumplir a rajatabla las medidas de prevención” y agregó: “Los argentinos tenemos que estar unidos y debemos ser solidarios para enfrentar la pandemia del coronavirus, pero también para sacar a nuestro país de la crisis económica y social”.

Como se sabe, el gremio rural es uno de los más importantes del país, cubriendo con su estructura todo el territorio nacional. Esa extensión hace que la UATRE esté en constante relación con los intendentes del interior del país. “A través de nuestra obra social OSPRERA –explicó Ayala– estamos presentes en todos los pueblos y ciudades en donde hay trabajadores rurales, por eso nuestro trato con los intendentes es cotidiano y genera acciones convergentes en cuanto a mantener informada a la población y en la puesta en práctica de medidas tendientes a canalizar adecuadamente las necesidades de nuestros beneficiarios, ayudando al mismo tiempo a descomprimir el sistema de salud”.

En relación con esto último, Ramón Ayala explicó que, a fin de contribuir al “distanciamiento social” promovido desde el estado, su gremio está “orientando a los trabajadores rurales y sus familias a limitar su presencia en lugares de aglomeración de personas, especialmente en los centros de salud y bocas de atención de nuestra obra social”, aunque subrayó que: “Por supuesto, los casos urgentes son atendidos como corresponde, pero los que no lo son se reprograman para descomprimir el trabajo de los efectores de salud”.

Consultado sobre qué medidas concretas tomó la UATRE para llegar a todos sus representados con la mayor efectividad, el Secretario General explicó que: “Hoy la mayor parte de los trabajadores rurales cuenta con celulares”, lo que hizo posible el paso de la organización hacia un sistema digital de información. E indicó: “Hemos desarrollado aplicaciones que permiten a nuestros compañeros obtener la mayor parte de la información que necesitan en forma directa y personal y también estamos enviando información de servicio vía SMS y WhatsApp en forma personalizada a cada afiliado que nos haya notificado el número de su celular”, explicó Ayala.

Asimismo, el dirigente rural contó que se han desarrollado piezas comunicacionales de prevención en forma gráfica, audio y video que se están distribuyendo a través de toda la estructura de la UATRE, al tiempo que desde su fundación FUNDATRE, continúa el desarrollo del diario digital El Agrario, expresando la realidad del conjunto del sector rural.

Consultado sobre cómo visualiza el desarrollo de la pandemia en el país, Ayala consideró que “evidentemente, todavía hay sectores de la población que no han tomado conciencia de la gravedad de la situación a la que nos enfrentamos, por eso hay que seguir insistiendo en cumplir con las medidas de prevención y denunciar a aquellos que irresponsablemente no cumplan la cuarentena cuando les corresponda”. Y agregó: “No hay que caer en la psicosis que inmoviliza, hay que ocuparse del problema y estar muy atentos al desarrollo de la pandemia”.

También nos informó que “la UATRE ha puesto a disposición de las autoridades toda su estructura hotelera a fin de que sea considerada como alternativa de emergencia ante la eventual falta de camas prestacionales”.

LA IMPORTANCIA DE LA ORGANIZACIÓN GREMIAL

Ramón Ayala fue elegido por unanimidad Secretario General de la UATRE en el Congreso Nacional de esa organización realizado en diciembre pasado en la localidad de Pergamino, provincia de Buenos Aires.

Con una dilatada trayectoria gremial iniciada en su juventud en la UATRE, en la bolsa de trabajo de su Colón natal, Ayala fue durante muchos años Secretario de Organización de la institución, lo que lo llevó a estar muy relacionado con la problemática de los trabajadores a lo largo y a lo ancho de toda la geografía del sector rural.

“La organización gremial es indispensable para mejorar las condiciones de vida y de trabajo de nuestros compañeros” define el dirigente cuando le preguntamos sobre el rol del sindicato, y apuntó que “permanentemente llevamos adelante procesos de capacitación de nuestros dirigentes y buscamos perfeccionar nuestra organización”.

En ese sentido, destacó el desarrollo de casi dos décadas del Programa de Alfabetización Rural (P.A.R.) “que le ha cambiado la vida a miles de compañeras y compañeros, quienes ahora pueden defender mejor sus derechos y prepararse para actualizar sus conocimientos y adaptarse a los cambios laborales” y el lanzamiento del Observatorio Nacional del Trabajo Rural (ONTA), entre muchas iniciativas en curso en la UATRE.

No obstante, no todo es positivo: “El flagelo de nuestro sector es la informalidad, el trabajo en negro” explicó Ayala, aunque destacó que “Un gran avance fue el logro de la creación del RENATRE, Registro Nacional de Trabajadores Rurales y Empleadores, institución en la que compartimos responsabilidades con el sector empresario y el estado y que fuera tomada como ejemplo de tripartismo real y concreto por la Organización Internacional del Trabajo (OIT)”.

En relación a la lucha contra el trabajo no registrado, el titular de la UATRE subrayó: “Permanentemente estamos encima de este problema, promoviendo y realizando inspecciones en las diversas actividades, que suman más de 160 en todo el país, denunciando a los empleadores que no cumplen con la normativa laboral vigente”.

A Ramón Ayala le interesó aclarar que “los sindicatos no tenemos poder de policía laboral, eso es patrimonio del estado” a lo que agregó que “como ese poder está descentralizado desde hace años, la responsabilidad de fiscalización recae en las áreas de trabajo de las provincias, las que no siempre cuentan con los recursos y el personal suficiente para atender este problema”.

Pero al parecer hay una excepción: “siempre reivindicamos la actitud del gobierno de la provincia de Córdoba que creó un área específica de control del trabajo rural” nos dijo Ayala, y agregó: “cada vez que podemos, cuando se reúne el Consejo Federal de Trabajo, planteamos la necesidad de que todas las provincias adopten medidas similares, pero hasta el momento sólo Córdoba lo ha hecho, y con muy buenos resultados”.

El dirigente consideró que “en todos los niveles, es determinante la actitud y el compromiso del estado atendiendo esta problemática” y nos explicó que “el trabajo en negro no sólo perjudica a los trabajadores, sino que también lesiona al estado ya que va acompañado de la comercialización en negro y la evasión fiscal”.

Justamente, en relación con la actitud del gobierno nacional en esta cuestión, Ramón Ayala afirmó: “estamos teniendo una respuesta muy favorable por parte del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la Nación, acompañando nuestros operativos de fiscalización con el RENATRE y nuestro gremio”.

“Vemos en el gobierno del presidente Alberto Fernández una clara orientación a favor del trabajo decente y la defensa de la producción nacional, lo que nos permite pensar en un futuro próximo de desarrollo con justicia social, uno de los pilares del Peronismo al cual adherimos”, sostuvo Ayala.

SOBRE LA UNIDAD SINDICAL

“El General Perón impulsó y dio los fundamentos de un modelo sindical argentino que ha sido y es materia de estudio en todo el mundo: un gremio por actividad y una sola central nacional de trabajadores, eso es lo que nos legó y lamentablemente se ha hecho evidentemente difícil de concretar”, dijo el Secretario General de la UATRE al ser consultado sobre la posible unidad sindical.

“A pesar de todas las dificultades y desencuentros que se nos presenten, la unidad sindical es el único camino que nos va a dar la fuerza a los trabajadores para defender nuestros intereses más allá de los gobiernos de turno”, indicó.

Y fue más allá en sus definiciones: “Una C.G.T. unida, solidaria y no comprometida con ningún partido o sector político, sino dando cabida a todas las expresiones a las que adhieren los trabajadores, es el reaseguro del poder de negociación que tiene que tener el movimiento obrero para discutir lo que tiene que discutir, que no es sólo la actualización salarial frente a la inflación, sino también el reparto del ingreso, las condiciones laborales, el trabajo ante el cambio tecnológico, el acceso de los trabajadores a la educación, a la salud y a la vivienda digna y hasta la representación de los trabajadores en las estructuras del estado”.

“La unidad del movimiento obrero organizado tiene que ser prioridad absoluta de los dirigentes gremiales”, precisó contundente Ayala, a lo que agregó: “tengo la convicción de que este año vamos a lograr el objetivo de una sola CGT, pero hay que trabajar mucho para eso”.

EL ROL DE LA POLÍTICA

Tal vez por aquello de que “no hay solución gremial sin solución política” el análisis y el posicionamiento frente a la realidad de conjunto no puede estar al margen de las consideraciones de los dirigentes gremiales y Ramón Ayala, por supuesto, no es la excepción: “Veníamos con una muy difícil situación económica y social en nuestro país y la pandemia del coronavirus complicó aún más las cosas” puntualizó, ante lo cual consideró que “es necesario que superemos todo tipo de diferencias políticas y nos encolumnemos detrás de nuestro presidente de la Nación para superar esta realidad que nos ha tocado”.

“Hay que pensar en grande – sentenció Ayala –, hay que hacer prevalecer el interés general por encima del interés particular de cada uno, ahora vamos a ver qué dirigentes realmente están a la altura de la situación”.

“Creo que el presidente Fernández viene demostrando una actitud muy importante al ponerse decididamente al frente y convocando a todos los sectores a ser protagonistas y corresponsables de la búsqueda de soluciones”, aseguró.

¿HAY FRACTURA EN EL CAMPO?

Yendo específicamente al sector agrario y consultado sobre los recientes acontecimientos, Ayala afirmó que “es innegable que los trabajadores y los empleadores tenemos intereses distintos” aunque destacó: “nosotros siempre hemos dicho que no puede haber trabajadores si no hay productores que los empleen, así como tampoco puede haber producción sin trabajadores, por eso cada vez que podemos, tratamos de actuar en conjunto con los empleadores en defensa de la producción agropecuaria”.

Ayala: “Los argentinos tenemos que estar unidos y debemos ser solidarios para enfrentar la pandemia del coronavirus”

“Nuestra política es clara – sostuvo Ayala – defendemos y acompañamos a los empleadores que cumplen con sus obligaciones ante la seguridad social y las normas laborales, y denunciamos ante los órganos de fiscalización laboral a los empleadores negreros e inescrupulosos que tienen a sus trabajadores en condiciones infrahumanas”.

El titular de la UATRE dijo que “más allá de nuestras diferencias, tratamos de llevar adelante políticas de acuerdo, de consenso, dentro del sector. Pero, con respecto a las retenciones y la reacción de las entidades que lanzaron el paro, hemos tenido y tenemos una opinión contraria ya que el gobierno nacional ha aumentado un 10% las retenciones a la soja para los grandes productores, que son un 26% del total, pero dando un tratamiento diferencial para los productores menores, llegando en el nivel más bajo de los sojeros a retenciones del 20% y no aumentando las retenciones o disminuyéndolas en los restantes rubros”.

Para Ayala, “esto no es lo mismo que la realidad del 2008 con la Resolución 125, por eso no estuvimos de acuerdo con el paro empresario, más allá que es una decisión que tienen derecho a tomar, pero que lo han hecho en un momento muy inoportuno de la situación del país”, a lo que agregó que “de hecho, el paro no tuvo el efecto que buscaron los que lo lanzaron y la posición del gobierno no se modificó, por eso creo que no es bueno interrumpir el diálogo en momentos como este”.

Adicionalmente, el dirigente gremial consideró que “los grandes sojeros han tenido ganancias enormes por la devaluación y el aumento de la cotización del dólar, creo que deberían ser conscientes que todos debemos poner el hombro para salir de la crisis económica y que es lógico que se les pida un aporte a ellos”.

Para el Secretario General de la UATRE, la política a promover tiene una dirección definida: “Debemos proteger y potenciar a las economías regionales, que son las que generan gran cantidad de puestos de trabajo y cuyo destino afecta la vida cotidiana de todos los pueblos del interior de nuestro país”.

Ayala: “Vivimos un momento que pone a prueba el temple y la responsabilidad de todos”

Finalmente, Ayala destacó que “muchos compañeros y compañeras de la UATRE participan junto a sectores políticos de la conformación del Partido FE, y desde esa estructura política impulsamos las políticas que consideramos necesarias para el país”.

Cabe destacar que el Partido FE cuenta hoy con varias decenas de concejales en todo el país, cuatro intendentes: de San Pedro (Buenos Aires), Cecilio Salazar; de Necochea (Buenos Aires), Arturo Rojas; de Sampacho (Córdoba), Flavio Juarez; y de Potrero de Garay (Córdoba), Gerardo Martínez; además de tres diputados provinciales: Juan Carlos Castro (Córdoba), Cesira Arcando (Santa Fe) y Natalia Sánchez Jáuregui (Buenos Aires); y un Diputado Nacional: Pablo Ansaloni, primer trabajador rural que llega a legislador nacional.

Para Ramón Ayala “la política central, la más importante, es la que se disputa en el territorio, junto a nuestra gente, a nuestros trabajadores, a nuestros vecinos, a los que conviven con nosotros todo el año, por eso para nosotros es tan importante nuestra relación permanente con los intendentes, ya que compartimos la misma necesidad y compromiso de estar cerca de los problemas, atentos y vigilantes para solucionar los temas concretos de todos los días, esos que tal vez no figuren en la agenda nacional, pero que marcan para bien o para mal la vida de los argentinos”